· Publicado en Acción Humanitaria

Vergüenza e incumplimiento: son las dos palabras más repetidas en el balance de acogimiento de población refugiada por parte de España

Vergüenza e incumplimiento: son las dos palabras más repetidas en el balance de acogimiento de población refugiada por parte de España

Las ciudades han vuelto a dar un paso adelante, como ya hicieron en el verano de 2015, y desde los primeros momentos del 'drama humanitario', como lo denominó el entonces alto comisionado de la agencia para los refugiados de la ONU, Antonio Guterres, desencadenado por la guerra en Siria.

Con motivo de la fecha de cumplimiento de los compromisos adquiridos por el Gobierno español para el acogimiento de población solicitante de refugio, las 25 ciudades refugio que forman parte de la red se han reunido con algunos grupos parlamentarios para pedirles competencias para atender a la población refugiada. Denuncian el 'inmovilismo' del Gobierno en materia de reasentamiento y reubicación. La denuncia de incumplimiento ha sido generalizada. Ni las ONGD, ni muchos gobiernos, ni organizaciones de distinta naturaleza, han dejado pasar la fecha límite para reubicar a 17.337 solicitantes de asilo según el compromiso adquirido por el Gobierno central. Solo han llegado 1.983 personas, un dato que ha motivado la denuncia de Oxfam Intermon, por el incumplimiento de los acuerdos ante la UE. Según las declaraciones del responsable de la organización al diario Público, el resto de personas que debían haber llegado "se encuentran esperando, hacinados en los campos, huyendo de la guerra y de la violencia"

La Comisión Europea ya abrió procedimientos de infracción a Polonia, Hungría y República Checa por no cumplir los cupos; los recrusos presentados ante esta situación por Hungría y Eslovaria fueron tumbados por el Tribunal de Justicia de la UE, y con esta denuncia, Oxfam reclama a la Comisión que tome las mismas medidas contra España. Afirman que España está a la cola en cifras de acogida, al mismo nivel que países con una capacidad económica menor, como Croacia o Rumanía.

Hablamos de una tragedia humana que se acrecentó en 2015 pero que se había ido gestando desde 2011, cuando se recrudece el conflicto en Siria. Más de cuatro millones de personas intentó salir del país; siete millones de personas tuvieron que desplazarse de sus hogares. Turquía recibió en un año, aproximadamente, a 1.800.000 personas. Líbano, JOrdania, Irak... fueron otros de los países destino. En el caso de quienes vivían fuera de los campos de refugiados, en condiciones de extrema pobreza o vulnerabilidad. 

En marzo de 2016, los dirigentes europeos se reunieron en Bruselas para acordar que toda persona que llegara de manera irregular a Grecia, hasta donde llegaban desde Turquía como paso a Europa, sería devuelta de nuveo a Turquía. A cambio, Turquía recibiría 6.000 millones de euros para atender a la comunidad de población refugiada, los nacionales turcos podrían viajar a Europa sin visado y, cuando disminuyera el número de llegadas, se activaría un programa humanitario para trasladar a personas sirias desde Turquía hasta otros países Europeos. La realidad, según denunció Amnistía Internacional, es que fallaba la premisa fundamental, y Turquía no era seguro para la población refugiada. Esto condujo a que todas las solicitudes de asilo debían ser evaluadas en Grecia, y de ese modo, la población refugiada se vio atrapada en las islas, sin condiciones mínimas de supervivencia. En junio de 2016, de nuevo cambió la situación y los nuevos comités de apelaciones sobre asilo griegos decidieron que Turquía ya no era un país inseguro para las personas sometidas a devolución.

A partir de ese momento, el bloqueo se traslado a las otras fronteras. Aunque los líderes seguían afirmando el éxito del acuerdo, los datos evidencian el fracaso. La Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) habla de "gran fraude a los derechos humanos". Estrella Galán, secretaria general de CEAR, recuerda que la Comisión Europea no cierra el plazo este 26 de septiembre, sino que los Estados miembros que se comprometieron a acoger a una cifra concreta de personas refugiadas deberán continuar haciéndolo. Por ello, han lanzado una petición para que se reimpulsen los programas de reubicación y reasentamiento con una revisión inmediata de los criterios para participar. Según las declaraciones publicadas en el diario Infolibre, criterios calificados de "discriminatorios" y considerados como una de las causas principales que explican el incumplimiento de las cuotas.

Según las cifras publicadas por eldiario.es, Andalucía se ha convertido en este tiempo en la comunidad autónoma que ha acogido a más personas procedentes de Grecia, Italia, Turquía y Líbano, derivadas de los acuerdos de la Unión Europea para reasentamientos y reubicaciones, un total de 445, es decir, una cuarta parte sobre el total de llegados a nuestro país.

 

Secciones