· Publicado en Acción Humanitaria

130 millones de personas dependen de la asistencia humanitaria para sobrevivir

130 millones de personas dependen de la asistencia humanitaria para sobrevivir

La cifra supone un reto a responder desde la Agenda 2030, que entre sus principios fundamentales incluye el mandato de no dejar a nadie atrás en la implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. "Agrupadas, estas personas necesitadas constituirían la décima nación más poblada en la Tierra". Son las palabras con las que comienza el mensaje de Ban ki Moon, secretario general de Naciones Unidas, con motivo del 19 de agosto, Día Mundial de la Asistencia Humanitaria

Las dimensiones de la tragedia siria, el tráfico de personas, la huída desesperada de la pobreza y la guerra... ninguna de estas razones hicieron posible que el pasado mes de mayo, en la Cumbre Mundial Humanitaria celebrada en Estambul, los gobernantes apoyaran un incremento de los fondos necesarios para aliviar la situación de las más de 160 millones de personas en el mundo que viven en condiciones límite. La Cumbre Humanitaria reunió a 9000 personas e instó a los líderes mundiales a incrementar su compromiso para transformar la vida de las personas en situación de conflicto, desastre o gran vulnerabilidad. Sin embargo, Naciones Unidas recuerda que la promesa de no dejar a nadie atrás está en el centro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Es la razón por la que en este 2016 el mensaje se resume en una idea: Una Humanidad. Unidad y corresponsabilidad en nombre de la Humanidad para no dejar a nadie atrás.

El mensaje detrás de este Día Humanitario Mundial es la evidencia de una desmesurada cifra de personas que a diario necesitan ayuda con urgencia. Sin duda, quiere poner en acento en los/as trabajadores/as humanitarios/as, pero el mensaje oficial de Naciones Unidas va más allá y quiere poner a cada persona frente a sí misma, ante una situación de extrema necesidad. "Detrás de las estadísticas hay personas, familias y comunidades cuyas vidas han sido destrozadas. Personas como ustedes y como yo (...)", afirma Ban ki Moon en su mensaje de este año.

Un repaso a los titulares del día hace pensar en la emergencia mundial que hay que atender. Naciones Unidas, de nuevo, acaba de advertir de la extrema gravedad de las consecuencias de los enfrentamientos en la ciudad siria de Alepo, donde miles de personas continúan bajo el fuego del Ejército sirio, tropas del Movimiento de la Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá), respaldados por la aviación rusa, y el grupo terrorista Daesh. El secretario general de Naciones Unidas ha alertado de que los combates se están realizando mediante “ataques indiscriminados contra áreas residenciales, matando a cientos de civiles y decenas de niños”. El responsable de la diplomacia internacional advierte de una "catástrofe humanitaria sin precedentes".

Cruz Roja española quiere reconocer la labor de las personas que ayudan a otros en contextos complicados y peligrosos. Durante 2015, la organización realizó 260 misiones internacionales en 45 países para ayudar en las labores de recuperación en Ecuador y Nepal tras los terremotos, la acogida, el asilo y la asistencia básica ante los movimientos migratorios, y especialmente por los motivados por la guerra en Siria.

La Agencia de Noticias IPS ha desarrolla una cobertura especial con motivo del Día de la Asistencia Humanitaria, y entre otras emergencias, llama la atención sobre los millones de niñas y niños torturados y víctimas de abuso. Son víctimas de redes de trata de personas que son mutilados, sufren abusos sexuales, asesinatos y son reclutados o esclavizados. "El futuro de la humanidad seguirá siendo desolador a menos que el mundo se concentre más en la difícil situación de sus niñas y niños más desfavorecidos”, alerta un informe de la ONU.

El 19 de agosto de 2003 un atentado terrorista contra la sede de las Naciones Unidas en Bagdad mató a 22 personas. En 2008, la Asamblea General de Naciones Unidas instituyó el Día Mundial de la Asistencia Humanitaria para homenajear a quienes perdieron la vida en la prestación de servicios humanitarios y a todos aquellos que continúan prestando asistencia y socorro a millones de personas. Y además, quiere llamar la atención sobre las necesidades humanitarias en todo el mundo y la importancia de la cooperación internacional para satisfacerlas.

Naciones Unidas señala que la asistencia humanitaria se basa en un conjunto de principios fundamentales que incluyen la humanidad, la imparcialidad, la neutralidad y la independencia. Se debe respetar a los trabajadores de asistencia humanitaria y se les debe permitir llegar a aquellos/as necesitados/as para brindarles ayuda vital.

El personal de ayuda humanitaria puede ser internacional, pero la mayor parte son oriundos del países en el que trabajan. Representan todas las culturas, ideologías y orígenes, pero todos están unidos por su compromiso con los principios humanitarios. Todos podemos ser humanitarios y es frecuente que las personas golpeadas por desastres sean las primeras en brindar ayuda a sus propias comunidades después de ocurrido el desastre.

Secciones