· Publicado en Comunicación

Más de 10.000 personas han muerto desde 2014 en el Mediterráneo cuando intentaban llegar a Europa

Refugiados

Según Naciones Unidas, en el mes de junio se ha superado el umbral de 10.000 personas que han perdido la vida en mares y océanos, desde el inicio de 2014. En el Día Mundial de la Población Refugiada, ACNUR lanza la campaña #ConLosRefugiados. Puedes firmar aquí la petición de la Agencia de la ONU para la Población Refugiada. (Foto: Javier Arcenillas. Mejor reportaje certamen de fotografía Andalucía Solidaria 2011).

La petición llegará a la sede de la ONU en Nueva York con ocasión de la sesión de la Asamblea General del 19 de septiembre. El texto pide a los gobiernos que:

  • Garanticen que todos/as los/as niños/as refugiados/as tengan acceso a la educación.
  • Garanticen que todas las familias refugiadas tengan un lugar seguro donde vivir.
  • Garanticen que todos/as los/as refugiados/as puedan trabajar o formarse para adquirir nuevas competencias y así poder contribuir positivamente a sus comunidades.

Más de 20 muertes al día desde el inicio de 2014

Es una cuenta sencilla. En 18 meses, más de 10.000 muertes. Casi 20 personas al día perdieron la vida cuando huían de su país. Estas cifras se refieren solo a las que intentaban atravesar mares y océanos para alcanzar orillas seguras. Nada que ver con la realidad. Según Naciones Unidas, a comienzos de junio se superó el umbral de 10.000 personas que perdieron la vida en travesías por mar, desde el inicio de 2014. Son declaraciones del portavoz de la agencia de refugiados de la ONU, ACNUR, Adrian Edwards. A ello hay que añadir las que son rescatadas y las que logran llegar, en situación de extrema gravedad, utilizando también el mar para huir de una realidad que convierte en buena, por cruel que suene, la posibilidad de perder la vida en el intento; a ellas se suman las que son víctimas de las redes de tráfico de personas.

La enumeración es inabarcable, pero basta mirar atrás unos días para dimensionar la situación de emergencia  humanitaria que se está viviendo en el mar. Junio comenzó dejando las imágenes de la costa libia cosida de cadáveres: al menos 117 migrantes ahogados al volcar la embarcación en la que se dirigían a Italia. Solo a través de las entrevistas realizadas a personas que lograron llegar con vida, ACNUR llegó a estimar que la semana anterior, entre finales de mayo y comienzos de junio, podrían haberse ahogado 880 migrantes intentando cruzar el mar Mediterráneo en dirección a Italia.

ACNUR insiste en el establecimiento vías legales de entrada para que los/as refugiados/as puedan alcanzar Europa de manera segura, tales como el reasentamiento, los programas de admisión humanitaria, la reunificación familiar, el patrocinio privado, los visados de estudio y de trabajo, entre otras, que permitan poner fin al tráfico de seres humanos.

La posición de la Unión Europea, lejos de suavizarse se ha endurecido. El diario El País publicaba el pasado 7 de junio la intención de la Unión Europea de quitar ayudas, ventajas comerciales u otros beneficios a quienes no contengan los flujos, con inversiones de hasta 62.000 millones de euros para "países en dificultades". Según el contenido del documento adelantado por el diario, la Comisión Europea se propone usar lo que denomina "incentivos negativos" hacia estos países. Una especie de "castigo económico" a aquellos países que, textualmente, "rehúsen cooperar en readmisión y retorno”. En el paquete de incentivos positivos, el documento alude a los acuerdos preferenciales que la Unión Europea suscribe con países en desarrollo, algo que algunos expertos comunitarios ya han alertado de que podría ser ilegal, puesto que se estarían condicionando las ventajas comerciales al freno a la inmigración. El diario señala además la intención de trazar una línea que diferencie a población refugiada (que huye de una guerra o persecución), de aquellas personas que emigran para escapar de la pobreza, e insiste en echar a quienes no estén en situación legal.

Y en este contexto, cifras: 80 millones de 1800. Es lo que han aportado los Estados europeos a día de hoy al Fondo África constituido tras una cumbre de urgencia entre países europeos y africanos, en noviembre de 2015,  y antes de que la situación de Siria provocara la huída de su población. Esta fórmula fallida es la que se quiere replicar. Un plan de inversiones en el que la Comisión aporte 3100 millones y se espera que los países miembros aporten una cantidad similar.

La Organización Mundial de las Migraciones contabiliza 2.859 muertes en lo que va de año, frente a las 1.838 registradas en los primeros seis meses de 2016. Es decir, en 2016, en el Mediterráneo, ha habido 1.000 muertes más que en el primer semestre del año pasado.

FAMSI, comprometido con la población refugiada

En abril de 2016, la Asamblea General de Socios del Fondo Andaluz de Municipios para la Solidaridad Internacional aprobó por unanimidad una resolución sobre el acuerdo Unión Europea y Turquía y en relación a la situación de los procesos migratorios. El documento se refería a la situación de las personas migrantes, refugiadas y solicitantes de asilo, y expresaba el compromiso de la entidad para promover, liderar y apoyar iniciativas en distintas líneas: acciones de respuesta rápida y emergencia humanitaria, acciones para atención directa y acogida a los/as refugiados/as y acciones de cooperación internacional al desarrollo.

Dando continuidad a este compromiso, el próximo otoño pondrá en marcha un proyecto para la mejora de los servicios públicos locales destinados a estos colectivos de población, que ha recibido el apoyo de la Dirección General de Políticas Migratorias de la Junta de Andalucía.

Además, el proyecto AMITIE CODE en el que participa el FAMSI lanza una campaña de comunicación con motivo del Día Internacional de la Población Refugiada

En la web http://amitiecode.eu/es y en redes sociales: @AMITIEcode  en Twitter, @AMITIEproject en Facebook. También en Instagram, los soios del proyecto AMITIE CODE pondrán en marcha una campaña en la que tendrá especial relevancia la situación de la población refugiada.

AMITIE CODE es un proyecto para sensibilizar a la ciudadanía sobre la migración, el desarrollo y los derechos humanos y capacitar adecuadamente a los actores claves sobre estos temas, en su mayoría profesorado y funcionarios que trabajan en las diferentes entidades locales. Según nuestra opinión, las comunidades locales y la participación de los jóvenes en la promoción de los derechos humanos y de estilos de vida sostenibles desempeñan un papel decisivo para este cambio.

Cuenta con la financiación de Europe AID, y participan en él las municipalidades de Bolonia, Toulouse, Lourdes, Reggio Emilia, Emilia-Romagna, el Centro de Estudios Étnicos y Derechos Humanos de Letonia, el Instituto universitario de Lisboa, Alma Mater Studiorum - Universidad de Bolonia, la asociación Grupo de Voluntariado Civil, Departamento de Cultura del Consejo Municipal de Riga, el Fondo Andaluz de Municipios para la Solidaridad Internacional, la Fundación Sevilla Acoge y la Universidad Popular de Hamburgo.

Súmate a la campaña internacional de apoyo a la población refugiada

Son caras conocidas.  Más de más de 60 celebridades mundiales que han respondido al llamamiento de la Agencia de Naciones Unidas para la población refugiada. Se han unido con los refugiados y trabajadores humanitarios para hacer eco al mensaje, “Estamos juntos con los refugiados, por favor únete a nosotros”. La petición insta a los gobiernos a tomar acción por las personas desplazadas forzadamente en todo el mundo. En cada rincón del mundo y en cualquier idioma, el mensaje es claro: derechos para las personas, derechos para la población refugiada. 

ODS Local Andalucía

ODS Local Andalucía 

Secciones