· Publicado en Comunicación

FAMSI se suma a la huelga de dos horas del 8 de marzo de 2018

FAMSI se suma a la huelga de dos horas del 8 de marzo de 2018

La igualdad entre géneros es la base para lograr un mundo pacífico, próspero y sostenible. Por eso, el Fondo Andaluz de Municipios para la Solidaridad Internacional, se suma al paro. La desigualdad entre géneros es un fenómeno global, persistente y transgeneracional. Ningún rincón del mundo escapa de esta realidad. No sabemos cómo sería una sociedad en igualdad, porque no existe. Solo cambian las cifras y la gravedad de las consecuencias.

Además de ser un derecho humano fundamental, esta es la razón por la que la igualdad de género está presente entre los Objetivos de Desarrollo Sostenible, Objetivo 5, y tiene un tratamiento transversal en otras muchas metas. Lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y niñas.

En 2014, 143 países tenían garantizada en sus constituciones la igualdad entre hombres y mujeres, pero otros 52 países aún no habían contraído este compromiso.

Algunas cifras reflejan la situación mundial de las mujeres:

  • Por término medio, las mujeres siguen ganando un 24% menos que los hombres en el mercado de trabajo.
  • Con arreglo a los datos de 2005 a 2016 referidos a 87 países, el 19% de las mujeres de entre 15 y 49 años de edad dijeron que habían experimentado violencia física o sexual, o ambas, a manos de su pareja en los 12 meses anteriores a ser preguntadas sobre este asunto.

  • El 35% de las mujeres de todo el mundo ha sufrido violencia física y/o sexual a manos de sus parejas o a manos de otras personas.

  • El promedio de tiempo dedicado a los cuidados asistenciales y el trabajo doméstico no remunerados supera con creces el triple para las mujeres que para los hombres, según los datos de encuestas realizadas en 83 países y zonas.

  • A nivel mundial, la participación de las mujeres en los órganos legislativos únicos o en los parlamentos nacionales alcanzó el 23,4% en 2017, solo un 10% más que en 2000.

  • Las mujeres todavía están insuficientemente representadas en puestos directivos. En la mayoría de los 67 países que disponen de datos, entre 2009 y 2015 menos de un tercio de los puestos directivos superiores e intermedios estaban ocupados por mujeres.

  • Poco más de la mitad (52%) de las mujeres de entre 15 y 49 años de edad que están casadas o viven en pareja toman sus propias decisiones en materia de relaciones sexuales consentidas, usan anticonceptivos y acuden a los servicios de salud.

  • En torno a 2000, casi 1 de cada 3 mujeres de entre 20 y 24 años de edad indicaron que se habían casado antes de cumplir los 18 años.

  • Unos 133 millones de niñas y mujeres han sufrido alguna forma de la mutilación/ablación genital femenina en los 29 países de África y el Oriente Medio.

Por todo ello, las metas del Objetivo 5 se centran en poner fin a todas las formas de discriminación, a la eliminación de todas las prácticas nocivas (matrimonio infantil, precoz y forzado, y mutilación genital femenina), reconocimiento y valor de los cuidados y el trabajo doméstico no remunerados, participación y liderazgo a todos los niveles decisorios, acceso universal a la salud sexual y reproductiva, así como a los derechos reproductivos, y no menos importantes, tres retos que se suman a todos estos:

  • 5.a emprender reformas que otorguen a las mujeres igualdad de derechos a los recursos económicos, así como acceso a la propiedad y al control de la tierra y otros tipos de bienes, los servicios financieros, la herencia y los recursos naturales, de conformidad con las leyes nacionales.

  • 5.b  Mejorar el uso de la tecnología instrumental, en particular la tecnología de la información y las comunicaciones, para promover el empoderamiento de las mujeres.

  • 5.c  Aprobar y fortalecer políticas acertadas y leyes aplicables para promover la igualdad de género y el empoderamiento de todas las mujeres y las niñas a todos los niveles.

Si hablamos de la presencia de la mujer en el ámbito gubernamental, y según los datos de CGLU, las mujeres concejalas aún son menos del 20% y sólo ocupan el 5% de las alcaldías de todo el mundo; sin embargo, la organización señala que este puede ser el año en que se produzca un punto de inflexión para las alcaldesas y la igualdad de género en las ciudades.

CGLU se ha cuestionado cómo llevar las acciones para la equidad entre géneros al ámbito local y lo ha resumido en una publicación: “Del ODS5 a Hábitat III: el rol de los gobiernos locales en promover la equidad de género para la sostenibilidad”.

La publicación ofrece una visión general de la evolución de los compromisos internacionales de gobiernos locales en materia de igualdad de género desde 1998 y destaca el papel de los gobiernos locales en la consecución del objetivo de desarrollo sostenible 5 para lograr la igualdad de género y la autonomía de las mujeres y niñas, y da a quienes ideas a quienes hacen política local sobre cómo fomentar la igualdad de género en sus comunidades para contribuir a la consecución de las agendas 2030 y Hábitat III.

En lo referido a la situación de España, el pasado verano (2017), la Red de Soluciones para un Desarrollo Sostenible (Sustainable Development Solutions Network), SDSN por sus siglas en inglés, publicaba el Informe ODS 2017. La presentación del Índice de los ODS 2017 fue el escenario para un análisis de los progresos globales en el trabajo de los países hacia la implementación de medidas en línea con la Agenda 2030, y de la reflexión en otros aspectos considerados clave para su consecución. Posteriormente, el análisis de los progresos alcanzados que se publicó en el mes de noviembre no contó con la participación de España, por la valoración que existe en la actualidad es la que se incluyó en el informe de REDS.

En términos generales, en el caso de España, la presentación del informe puso de manifiesto una mejora de 5 puntos en relación con el ranking del informe 2016, pero un descenso en avances relativos a la conservación del medio ambiente, y en concreto, al mar y la biodiversidad y las emisiones de efecto invernadero. De una calificación por colores que sitúa en el verde el nivel óptimo, y en orden descendente, el amarillo, naranja y rojo, de mejor a peor, España obtiene seis rojos, seis naranjas y cinco amarillos. Aquí puedes descargar la ficha de indicadores de España.

Muy destacable fue el descenso del valor asignado al objetivo 5, relativo a la igualdad de género. Este era el único en el que España obtenía una calificación óptima (verde), que en este informe perdía un puesto. Y ello, debido a las tasas que obtiene en igualdad en tres de los indicadores medidos: promedio de años de escolaridad de la población por encima de los 25 años, porcentaje de puestos ocupados por mujeres en los parlamentos nacionales y diferencia salarial entre hombres y mujeres. Tres aspectos que impiden a España haber mantenido su calificación en este Objetivo, el único de 17 en el que había logrado obtener el 'código verde'.

8 de marzo, 'Vamos a por todas' es el eslogan de la campaña  de la Junta de Andalucía con motivo de este 8 de marzo. Aquí puedes descargar material gráfico, el spot publicitario y la cartelería y banners, así como una unidad didáctica dirigida al profesorado con la que trabajar en este 8 de marzo en una idea: Para Andalucía, todos los días son 8 de marzo.

Estas acciones impulsan la consecución de la Agenda 2030, y en especial, de los objetivos:

 
 Objetivo 5: Lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y las niñas.

 
Objetivo 8: Promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos/as.

 
Objetivo 10: Reducir la desigualdad en y entre los países.

 
Objetivo 11: Lograr que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles.

 

 

 

Secciones