· Publicado en Educación para el Desarrollo

FAMSI presenta en Bruselas la labor de jóvenes andaluces contra el desperdicio de alimentos

FAMSI presenta en Bruselas la labor de jóvenes andaluces contra el desperdicio de alimentos

Ha sido en el evento final del proyecto Don't waste our future! Hacia un compromiso global por la reducción del desperdicio de alimentos y el derecho a la alimentación. Este es el epígrafe que ha reunido a los socios de una iniciativa europea que durante dos años ha promovido la acción de jóvenes de siete países hacia modelos de consumo más responsables y sostenibles.

Esta tarea, realizada con gobiernos locales, centros de Enseñanza Primaria y de Enseñanza Secundaria, ha llegado a  implicar a unos 80 centros y 40 municipios de los siete países europeos socios del proyecto: Italia, Bélgica, Chipre, Portugal, Reino Unido, Francia y España.

En Andalucía, han participado cinco centros educativos de Secundaia de Jaén, Sevilla y Huelva, y cuatro de Primaria de las procinvias de Jaén, Sevilla y Huelva. El alumnado de los cursos superiores han participado en la elaboración de una campaña de comunicación contra el desperdicio de comida elaborada con los conocimientos que han adquirido antes, en la una fase formativa y de sensibilización; los/as jóvenes/as han llegado a convertirse en formadores/as de otros/as jóvenes, transmitiéndole a su entorno la necesidad de cambiar nuestros modelos de consumo hacia modalidades más sostenibles. La responsable del proyecto en el FAMSI, Yolanda Ramírez, destacó la importancia que en Andalucía han tenido las autoridades locales para dimensionar el impacto del proyecto.

Chicos y chicas del CES Alfonso XI de Alcalá la Real y del CEIP Alonso de Alcalá de este municipio jiennense, de los IES Olivar de la Motilla y Torres de los Herberos de Dos Hermanas junto con los CEIP La Motilla y El Palmarillo de dicho municipio, el IES Carmen Laffón y el CEIP Blanca de los Ríos del municipio de San José de la Rinconada, en Sevilla, y del CEIP Maestro Rojas y el IES Vázquez Díaz de Nerva, en Huelva, han sido los encargados/as de tomar el liderazgo de actividades que han concluido con el compromiso de continuar trabajando en sus respectivos entornos por el Derecho a la Alimentación. Esta proposición se trasladó a un documento que solicita a las autoridades locales su participación y compromiso firme para actuar, desde sus competencias, contra el desperdicio de alimentos: la Carta Europea contra el Desperdicio de Alimentos fue el resultado del trabajo realizado en cada país, y la puesta en común realizada en el transcurso de la Expo de Milán, los días 21 y 22 de octubre de 2015, en el 'I Foro Europeo de Jóvenes y Autoridades Locales'. Tú puedes suscribir la Carta Europea contra el Desperdicio de Comida, como individuo, gobierno, empresa, ONGD: http://www.dontwaste.eu/carta/?lang=es

Las consecuencias de un modelo de consumo insostenible conduce, no solo al desperdicio de comida. También afecta al desperdicio de agua destinada a la agricultura, e implica el uso de áreas de cultivo del tamaño de un país como China. A ello se suma la generación de emisiones de gases de efecto invernadero. La meta 12.3 de los ODS pretende reducir a la mitad el desperdicio de alimentos por habitante y limitar las pérdidas de alimentos en 2030. Y ya hay países que se han propuesto frenar este modelo de consumo. El pasado mes de junio, Italia presentó el llamado "Estándar de Contabilidad e Información sobre la Pérdida y el Desperdicio de Alimentos”, una iniciativa desarrollada con apoyo de la FAO y el PNUMA, para " reducir las pérdidas económicas para el consumidor y la industria alimentaria, aliviar la presión sobre los recursos naturales y contribuir a la consecución de los ambiciosos objetivos establecidos en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)".

El evento final del proyecto, celebrado en el Comité de las Regiones de Bruselas, los representantes de las entidades socias han presentado las conclusiones de un trabajo que ha sido clave para ampliar la concienciación de la ciudadanía europea en la necesidad de generar un cambio colectivo de pautas de conumo que permitan hacer realidad un Derecho Humano para todos y todas: el derecho a alimentarse dignamente.

Secciones