· Publicado en Participación en Redes y Alianzas

La Nueva Agenda Urbana se propone como impulsora de los ODS

La Nueva Agenda Urbana se propone como impulsora de los ODS

Es la idea que se repite a lo largo de toda la declaración alcanzada en la sesión final del Foro Urbano Mundial, una cita que ha revisado el estado de implementación de la Nueva Agenda Urbana desde que se aprobara en octubre de 2016 en Quito, Ecuador, en el momento en que comenzaba el despegue de su predecesora, la Agenda 2030, en la Asamblea General de Naciones Unidas, en septiembre de 2015.

Esta Nueva Agenda Urbana daba profundidad a uno de los objetivos de la Agenda 2030, objetivo 11, relativo la creación de ciudades inclusivas, por todo lo que lleva consigo la configuración de asentamientos urbanos fundamentados en la equidad, la justicia y la convivencia en paz. Es decir, un objetivo que lleva en sí mismo la carga de responsabilidad de todos aquellos servicios básicos que aseguran una vida con garantías de acceso a oportunidades: salud, educación, igualdad, empleo digno, etc. Es decir, aquella Agenda Urbana trazaba en el mapa de la ciudad algunas de las claves que servirían para la generación de condiciones propiciadoras de otros tantos objetivos incluidos en la Agenda 2030. Kuala Lumpur ha consagrado esta relevancia situando en este proceso de implementación orientado a las ciudades, la responsabilidad de dar un impulso definitivo a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

ODS y localización son dos de los términos que con más insistencia se hallan en el documento final del Foro Urbano Mundial. Hasta una decena de veces se alude al contexto local como un referente, no solo para la implementación, sino para la ampliación de la Nueva Agenda Urbana. Herramientas de urbanización inclusivas, alineación de políticas con las agendas internacionales o participación en mecanismos de gobernanza colaborativa, son algunos de los elementos y procesos en los que el contexto local se encuentra involucrado de manera directa.

La cita de Malasia ha concitado la presencia de unas 25.000 personas procedentes de cerca de 190 países, convocadas por el Programa de Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos, ONU-Hábitat, desde 2002. 'Ciudades 2030, ciudades para todos y todas', ha sido el leiv motiv de todos los debates y la formulación de un objetivo al que llegar a través de modelos de gestión más igualitarios. Según los datos publicados por el Banco Mundial en el Informe Anual de Desarrollo Humano, en la actualidad, el 54% de la población mundial vive en zonas urbanas y se prevé que la cifra siga creciendo hasta llegar a la cifra de 6000 millones de personas en 2045.

Estas cantidades, traducidas en financiación, supondrían entre 4,5 billones y 5,4 billones de dólares para cubrir el déficit de financiación para el infraestructuras urbanas. Y este punto, incrementar la dotación de recursos, ha quedado claramente reflejado en la Declaración Final de Kuala Lumpur, solicitando "el despliegue de todos los esfuerzos, medios y recursos disponibles para la puesta en funcionamiento del concepto de ‘ciudades para todos y todas’, garantizando que todos los habitantes, de las generaciones presentes y futuras, sin discriminación de ningún tipo, puedan habitar y producir ciudades y asentamientos humanos justos, seguros, saludables, accesibles, asequibles, resilientes y sostenibles para fomentar la prosperidad y la calidad de vida para todos y todas".

'Innovación, creatividad, alianzas e intercambio' son otros términos que se hacen muy presentes en esta Declaración y que parecen estar entre las claves para lograr que los retos sean vistos como oportunidades y que la complejidad no limite la implicación de todos y todas en el intento de introducir cambios en la configuración de las ciudades, desde su planificación a sus modelos de relaciones entre actores. La 'gobernanza colaborativa' y 'la articulación multinivel' se convierten en instrumentos para lograr este cambio de relaciones y el espíritu 'inclusivo' el que está tras cualquier alusión a las posibles causas de vulnerabilidad, ya sea por razón de género, edad, procedencia o factor económico, social o cultural.

La Declaración de Kuala Lumpur se suma a la hoja de ruta que se inició con la Agenda 2030 y se concretó en la Nueva Agenda Urbana, suponiendo una llamada de atención a todos los agentes políticos y sociales, pero especialmente, a los gobiernos y aquellos actores que tienen en su mano la dotación de recursos financieros y la toma de decisiones políticas para avanzar en su implementación.

El espacio local en el Foro Urbano Mundial

Los gobiernos locales han estado muy presentes en este Foro Urbano Mundial. Ha sido a través de Ciudades y Gobiernos Locales Unidos, que ha celebrado una Asamblea Mundial en Kuala Lumpur. Y ha estado también activo en la organización de eventos que se han celebrado en paralelo; la Comisión de Desarrollo Económico Sostenible de CGLU, presidida por el FAMSI y la FCM, ha organizado una sesión de trabajo con la metodología de un juego de rol, el día 11 de febrero, en sesión paralela al Foro Urbano Mundial. Durante una jornada, distintos representantes de ciudades del mundo han abordado la economía circular y se han propuesto intercambiar roles en relación con la gestión de los residuos, contando para ello con gestores públicos de distinta naturaleza y procedencia.

Es una de las propuestas que propone la Comisión desde su constitución; avanzar en la implementación de la Nueva Agenda Urbana y de la Agenda 2030 pasa por abundar en la localización de sus objetivos, partiendo de las experiencias que ya están en marcha en los ámbitos de gestión de proximidad a la ciudadanía, y la puesta en valor de aquellas prácticas que por sus resultados, perdurabilidad, replicación y sostenibilidad, han demostrado ser 'buenas prácticas'. Emilio Rabasco, director de Programas del FAMSI, ha sido el encargado de coordinar esta sesión de trabajo de la Comisión de Desarrollo Económico Sostenible de CGLU en Kuala Lumpur.

Aquí puedes descargar la Declaración de Kuala Lumpur en español.

Aquí puedes descargar la Declaración de Kuala Lumpur en inglés.

 

Secciones