· Publicado en Participación en Redes y Alianzas

FAMSI y la Federación ANMAR inician un programa que llevará equidad, igualdad de oportunidades y perspectiva de género a las instituciones

FAMSI y la Federación ANMAR inician un programa que llevará equidad, igualdad de oportunidades y perspectiva de género a las instituciones

La propuesta se llevará a cabo en los cerca de cuarenta municipios que forman la Federación, en las regiones de La Oriental y Tánger-Tetuán-Alhucemas, y espera alcanzar a una población directa superior al millón y medio de personas. Se trata del “Programa comunal de apoyo y creación de instancias de equidad, igualdad de oportunidades y perspectiva de género -IEEAG-”, cuenta con la financiación de la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional, AACID, y la participación de autoridades locales, regionales y nacionales en Marruecos

La intervención quiere llevar al ámbito institucional la equidad, la igualdad de oportunidades y la perspectiva de género partiendo de los avances que se han realizado en el país vecino en los últimos años, con la aprobación de normas que han incluido cuotas y enfoque de paridad en las distintas asambleas, nacional, regional, prefectoral, provincial y comunal; de este modo, el artículo 19 de la Constitución de 2011, que recoge dicha participación, ha propiciado la presencia de 6673 mujeres consejeras o electas comunales tras las elecciones de 2015, lo que supone el 20% del total, el doble de la cifra lograda en la anterior cita electoral.

En el ámbito nacional, el Parlamento reserva 60 escaños a la mujer y el Estado ha lanzado programas de refuerzo de capacidades de las mujeres electas. Sin embargo, estos intentos no han sido suficientes a juzgar por la escasa presencia de las mujeres en altos niveles de liderazgo político: solo dos mujeres eran las máximas representantes de su ciudad en el periodo 2009-2015.

Esta desigualdad alcanza a otros colectivos que también están privados de sus derechos, o cuentan con escasa protección legal para asegurar el ejercicio pleno de su ciudadanía. Es el caso de las personas con capacidades especiales que se encuentra en condiciones de especial vulnerabilidad; el desempleo se multiplica por cuatro en este colectivo y alrededor de 50% no recibe escolarización. Aunque Marruecos ha ratificado el Convenio Internacional de Personas con Capacidades Especiales -CIDPH-, que data de 2008, la integración plena del colectivo requiere de avances en el nivel legislativo y de dotación de recursos. En la actualidad medicamentos, terapias y necesidades básicas son cubiertas por las familias; una de cada cuatro cuenta con una persona con capacidades especiales entre sus integrantes.

La intervención que ponen en marcha el FAMSI y la Federación ANMAR busca luchar contra esta desigualdad, atendiendo a colectivos como los mencionados, que sufren especialmente las consecuencias de una desatención legislativa e institucional. Para ello, el proyecto tratará de contar con la participación ciudadana que se ha incrementado en los últimos años, constituyendo en sí esta iniciativa una oportunidad para potenciar la democracia a nivel comunal, y ser un revulsivo para la lucha por todos los colectivos de población que sufren desigualdad en este ámbito geográfico.

Las instituciones a la cabeza del liderazgo por la equidad

El “Programa comunal de apoyo y creación de instancias de equidad, igualdad de oportunidades y perspectiva de género -IEEAG-” cuenta con la participación de la Federación ANMAR de Colectividades Locales del norte de Marruecos y Andalucía como contraparte, pero también tendrán una participación activa la Dirección General de Colectividades Locales del Ministerio del Interior de Marruecos, ONU Mujeres Marruecos, el Consejo Regional de Tánger Tetuán Alhucemas, el Consejo Regional de La Oriental, el Instituto de la Mujer de la Consejería de Igualdad de la Junta de Andalucía, diputaciones y ayuntamientos socios del FAMSI.

El Programa tiene como objetivo fundamental activar las instancias de las comunas miembros de la Federación ANMAR como mecanismo legal para la lucha contra la desigualdad desde lo local. El desarrollo legislativo y normativo en Marruecos ha puesto a disposición estos instrumentos de participación ciudadana, denominados en un primer momento Comisiones de equidad, igualdad de oportunidades y perspectiva de género, y en segundo momento, Instancias de equidad, igualdad de oportunidades y perspectiva de género. Aunque se ha producido el desarrollo legislativo, no se han creado automáticamente dichas instancias, al no existir acompañamiento ni guía metodológica para ello, aunque esta última estaba en proceso de elaboración a finales de 2016, fruto del trabajo realizado entre la Dirección General de Colectividades Locales y ONU FEMME Marruecos (ONU Mujeres).

En algunos casos, las comunas han creado estas instancias, pero han copiado el modelo de reglamento interno sin un debate previo en la Asamblea Comunal, lo que ha dificultado su apropiación. Esta intervención pretende acompañar a las comunas en la creación de estas instancias, sensibilizándolas y formándolas en la necesidad de contar con instrumentos fuertes que enriquezcan el dialogo y la concertación en la lucha contra la desigualdad.

Un proceso integral de acompañamiento impulsará la creación y apropiación de las instancias de equidad, igualdad de oportunidades y perspectiva de género

La intervención contempla distintas fases y ámbitos de acción que buscan cubrir el proceso completo de creación de estas instancias.

En primer lugar, la capacitación de los responsables electos y cuadros de las comunas a través de la Guía Metodológica para la creación de las instancias, así como la capacitación de las propias instancias, es decir, la ciudadanía y personas que conforman el instrumento en materia de igualdad.

Por otro lado, se llevará a cabo la promoción de la institucionalización de la igualdad a nivel comunal, mediante planes formales; para ello, se promoverá la revisión de los Planes de Acción Comunal de las comunas, insertando las perspectivas de género, equidad e igualdad de oportunidades de forma transversal. Para consolidar esta inserción de un modo institucional, se promoverá la aprobación en pleno de una Carta de Principios de igualdad, equidad y perspectiva de género.

Además, la intervención reserva un espacio relevante a la acción con la ciudadanía en general; se prevé un intenso trabajo de sensibilización a través de reuniones, encuentros y talleres, apoyando esta labor con la elaboración de un video de promoción de la igualdad que difundirán las páginas web de los socios comunales de la Federación ANMAR. Por último, la igualdad también será el contenido de un concurso fotográfico que lanzarán los miembros de la Federación, y que posteriormente se convertirá en una exposición que promueva los valores de igualdad y equidad que busca la intervención.

Una iniciativa en línea con el PACODE y los ODS

La propuesta que comienza para la promoción de la equidad y la igualdad entronca con la línea estratégica 4 del PACODE, que busca la buena gobernanza de instituciones eficaces, incidiendo en procesos de integración política, económica y social, y en la mejora de las instituciones regionales y locales.

Además, está ligada al Objetivo de Desarrollo Sostenible 16, para promover sociedades pacíficas e inclusivas para el desarrollo sostenible, facilitar el acceso a la justicia para todos y crear instituciones eficaces, responsables e inclusivas a todos los niveles.

Además, en la Agenda 2030 las mujeres están presentes a lo largo de todo el texto, así como la equidad y la igualdad de oportunidades y el empoderamiento de mujeres y niñas; en ella se contempla la construcción de “un mundo en el que todas las mujeres y niñas gocen de la plena igualdad entre los géneros y donde se hayan eliminado todos los obstáculos jurídicos, sociales y económicos que impiden su empoderamiento; un mundo justo, equitativo, tolerante, abierto y socialmente inclusivo en el que se atiendan las necesidades de los más vulnerables”. El documento recoge la desigualdad entre los géneros como “un reto fundamental” y aborda de forma extensa las múltiples manifestaciones de desigualdad en el mundo.

Es un principio básico de la agenda la afirmación de que “la consecución de la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de las mujeres contribuirá al progreso de todos los objetivos y metas, puesto que no es posible realizar todo el potencial humano y alcanzar el desarrollo sostenible si se sigue negando a la mitad de la humanidad el pleno disfrute de sus derechos humanos y sus oportunidades”. Y continúa afirmando que “las mujeres y niñas deben tener igual acceso a una educación de calidad, a los recursos económicos y a la participación política, así como a las mismas oportunidades que los hombres y los niños en el empleo, el liderazgo y la adopción de decisiones a todos los niveles”. “La incorporación sistemática de una perspectiva de género en la implementación de la Agenda es crucial”, afirma el propio texto de la Agenda.

Todo ello queda expresado en el Objetivo 5, y sus seis metas, resumidas en “Lograr la igualdad de género y empoderar a todas las mujeres y las niñas”.  La existencia de un objetivo específico no evita que las mujeres aparezcan con un tratamiento específico en otras tantas temáticas como la educación, la disponibilidad y gestión sostenible del agua, la promoción del empleo decente, la protección de los derechos laborales de las mujeres migrantes, la atención al colectivo en la construcción de asentamientos humanos inclusivos y la adopción de medidas para combatir el cambio climático.

Según el Informe Ejecutivo del Índice ODS, publicado en julio de 2016 por la Red de Soluciones para el Desarrollo Sostenible y la Fundación Bertelsmann, Marruecos de encuentra en el puesto 64 de la clasificación mundial de 149 países según el grado de cumplimiento de los ODS, con una puntuación de 61,6, lo que señala dónde se encuentra el país entre el caso peor (0) y el mejor (100). Es decir, una puntuación  de  61,6  indica  que  el  país  está  al  61,6%  del camino entre la peor puntuación y la mejor.

Secciones