· Publicado en Ayuda al Desarrollo

Agricultura ecológica y transformación social en el desierto del Kalahari

Agricultura ecológica y transformación social en el desierto del Kalahari

La Fundación Ramón Medina Arce es una ONG sin ánimo de lucro. Desde el municipio Sevilla de Osuna, está desarrollando varios proyectos en países de África y América del Sur. Construcción de hospitales, centros educativos, financiación de proyectos locales a través de microcréditos y la donación de becas universitarias y de estudios superiores han sido hasta ahora sus acciones más significativas.

En noviembre de 2016 ha comenzado un nuevo reto y muy ambicioso en cuanto a objetivos y repercusión social se refiere. Este nuevo proyecto ha  comenzado sus primeros pasos con pie firme y una idea clara. La transformación social de un pueblo a través de la agricultura ecológica.

La zona de acción Sudáfrica

La ONG desarrolla sus acciones en una zona árida al norte del país a las puertas del desierto del Kalahari. El desierto más antiguo del mundo y uno de los más bellos. Hasta lo que sabemos de paleontología se considera el origen de la humanidad. Lo habitan varias tribus nómadas con más de 20000 años de antigüedad. Este gran desierto es atravesado por un río caudaloso y espectacular, el Orange. Sus orillas plagadas de monos, loros y muchos más animales salvajes son muy fértiles para el cultivo de casi cualquier cosa. Tierra negra y profunda depositada tras multitud de inundaciones acogen cultivos tan diferentes como la viña, plátanos, naranjos , mangos, melocotones y gran cantidad de productos hortícolas convirtiendo su rivera en oasis de vida y vergel rodeado de un desierto de piedras y montañas rocosas.

El problema viene de quien posee estas valiosas tierras, una minoría de la población en su mayor parte blancos granjeros herederos de un sistema de estado desigual e injusto que la revolución y el gobierno de Nelson Mandela tras el Apartheid no ha podido resolver. La mayoría de la población negra no tiene propiedades, ni dinero para adquirirlas y aun teniendo tierras no tienen recursos económicos para realizar las inversiones necesarias. La mayoría son trabajadores asalariados y dependientes de un sistema de pensiones que les mantiene atados y sin posibilidades de prosperar. El gobierno solo cubre las necesidades básicas de la población más desfavorecida sin garantizar un sistema de derecho y justicia social basado en la equidad e igualdad de oportunidades.

Una escuela de agricultura ecológica

La Fundación tiene como objetivo la creación de una escuela de agricultura ecológica que permita a las familias beneficiarias, aprender a cultivar sus propios alimentos saludables en huertos familiares y colectivos, y la gestión de una finca agroecológica, siguiendo los modelos de la autosuficiencia y soberanía alimentaria. Las familias destinatarias serán entre 30 y 50 en su primera fase de ejecución. Pudiendo ampliarse en el futuro según la aceptación y participación de la población. A las familias se les entregará una parcela de 100 m2 para su uso y usufructo particular. Combinando la huerta con árboles frutales, siguiendo el modelo ancestral del vergel y actualmente reconocido en la ciencia agronómica como agro silvicultura. Cultivarán su propia parcela con la ayuda material de la fundación en cuanto a semillas , herramientas y sistemas de riego además los monitores expertos en agroecología supervisaremos los procesos para garantizar un aprendizaje adecuado.

Las familias beneficiarias deberán colaborar en huertos colectivos pertenecientes a la Fundación que los frutos serán destinados al comedor social. Además participarán en los trabajos necesarios en el cultivo extensivo de alfalfa destinados a la auto financiación del proyecto y ayudarán en los cuidados de los animales, pequeño rebaño de ovejas. De esta manera, tendrán una formación más completa de las granjas como modelo de autosuficiencia. Los ingresos sobrantes tras la auto financiación del proyecto por la venta de alfalfa se destinarán a microcréditos para iniciativas agrícolas emprendedoras con el fin de facilitar el acceso a la tierra y los recursos necesarios para poder aplicar los conocimientos aprendidos en la escuela. De esta manera el proyecto se hace sostenible ecológica y económicamente en el tiempo garantizando su permanencia y la consecución de los objetivos planteados.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Secciones