· Publicado en Educación para el Desarrollo

Luchar contra el desperdicio de alimentos es también luchar contra la desnutrición

Luchar contra el desperdicio de alimentos es también luchar contra la desnutrición

Los nuevos vídeos del proyecto europeo "Don't waste our future” quieren mostrar una realidad y es que todos y todas podemos cambiar pautas de conductas para sumarnos a la lucha contra el desperdicio de comida.

Bajo este lema, los jóvenes son concienciados sobre una lacra que afecta gravemente al planeta y a sus habitantes. Según Naciones Unidas la población mundial excederá de 9 billones de habitantes en 2050 y la producción alimentaria tendrá que incrementar en un 70% para satisfacer las necesidades mundiales de alimentación. Hoy la realidad es que 795 millones de personas pasan hambre en el mundo y uno de cada cuatro niños sufre desnutrición crónica.

Y las cifras siguen. 7,7 toneladas de alimentos son desperdiciadas al año en España. En Europa, sin embargo, la mayor parte de los deshechos alimentarios se producen a nivel doméstico, el cual supone alrededor del 43% del total del desperdicio de comida de la Unión Europea. Solo uno de cada cinco hogares españoles consume todo lo que compran sin tirar nada al cubo de la basura. Muchos recursos naturales son usados para producir alimentos que van directos al vertedero. Cada alimento desperdiciado resulta una oportunidad perdida en la lucha contra el hambre.

Una carta en consonancia con los ODS

"No desperdicies nuestro futuro". Es el nombre de la Carta Europea contra el desperdicio de comida que tomó forma en la Expo 2015 de Milán, durante el "Primer Foro Europeo de Jóvenes y Autoridades Locales", en el marco del proyecto europeo "Don't waste our future". Socios de Italia, Chipre, Portugal, Bélgica, Francia y Reino Unido, a los que se sumó Andalucía a través del FAMSI, participaron en la elaboración de un Manifiesto Europeo que está recogido en la Meta 3 del Objetivo de Desarrollo Sostenible 12: Garantizar modalidades de consumo y protección sostenibles.

¿En momento surge el problema? El elemento clave radica de los modelos actuales de consumo y de los hábitos de los/as consumidores, a menudo causados por la falta de conocimiento y entendimiento de la base del problema. 

Tomar conciencia del desperdicio de comida requiere una comprensión global del impacto que la producción alimentaria tiene en el medio ambiente. Recursos naturales, como el sol, agua y energía, utilizados en la producción de alimentos, son cada vez más escasos. Los efectos del cambio climático, que incrementan la demanda de alimento, unida a la presión demográfica y al uso insostenible de los recursos disponibles, están empujándonos a una situación crítica, más allá de la cual las consecuencias sociales y medioambientales podrían ser irreversibles. Estos problemas son universales y están interconectados, y sólo pueden ser afrontados desde el compromiso cooperativo de todos los actores públicos, privados, junto con toda la ciudadanía, y, especialmente, de todos la población joven del mundo.

Videos sobre la concienciación del desperdicio de comida

 

Secciones