· Publicado en Comunicación

Lucha contra la Pobreza: una conmemoración nacida de la ciudadanía que exige el cumplimiento de derechos

Lucha contra la Pobreza: una conmemoración nacida de la ciudadanía que exige el cumplimiento de derechos

17 de octubre de 2016: ¿se te ocurre algún motivo por el que no luchar contra la pobreza? Tenemos muchas razones para hacerlo. Este año, Naciones Unidas ha elegido mensaje que apela a la participación: "De la humillación y la exclusión a la participación: poner fin a la pobreza en todas sus formas". Por su parte, la Alianza Española Contra la Pobreza y Pobreza Cero lanzan un manifiesto que apela a no dejar a nadie atrás, uno de los principios irrenunciables de la nueva agenda de desarrollo sostenible, y exige soluciones basadas en derechos. Convocan a toda la ciudadanía a que acuda a las Movilizaciones que se celebrarán en torno al 17 de octubre en todo el país.

Según el VI informe ‘El Estado de la Pobreza. Seguimiento del indicador europeo AROPE (riesgo de pobreza y exclusión social 2009-2015)’ hecho público por la Red Europea de Lucha contra la Pobreza:

  • 3.543.453 personas viven en España con 333,8 euros mensuales.
  • Casi el 30% de la población en España vive en riesgo de pobreza y exclusión social.
  • España tiene la séptima mayor tasa de población en riesgo del conjunto de la UE, el 34,8%.
  • En la Unión Europea, cerca de 50,5% millones de personas están en riesgo de vivir en la pobreza.
  • En pobreza infantil, tiene la segunda tasa más alta de la UE, sólo por detrás de Rumanía.

En la actualidad, la pobreza de los niños y niñas menores de 16 años ha sufrido en el último año un aumento sustancial. Hay muchas cifras que explican la gravedad de la relación entre la infancia y la pobreza.

Según el informe de UNICEF y el Banco Mundial Ending Extreme Poverty: A Focus on Children (“Erradicar la pobreza extrema: la situación de los niños”), en 2013, un 19,5% de los niños/as de los países en desarrollo vivían en hogares que salían adelante con 1,90 dólares al día o incluso menos por persona, en comparación con un 9,2% de los adultos.

En el mundo, casi 385 millones de niños vivían en situación de pobreza extrema en el mismo año. Los niños y niñas más pequeños/as corren más peligro: más de una quinta parte de los menores de cinco años de los países en desarrollo vive en hogares extremadamente pobres.

Según explica Anthony Lake, director Ejecutivo de UNICEF, “la mitad de todos los niños del África Subsahariana y uno de cada cinco niños de los países en desarrollo están creciendo en situación de pobreza extrema. Esto no solo limita sus futuros, sino que arrastra también a las sociedades a las que pertenecen”.

Estos datos se confirman en el recién publicado informe Poverty and Shared Prosperity 2016: Taking on Inequality (Pobreza y prosperidad compartidas 2016: abordar la desigualdad): en él se refleja que 767 millones de personas de todo el mundo vivían con menos de 1,90 dólares al día en 2013, y la mitad de ellos tenían menos de 18 años.
La estimación global de la pobreza infantil extrema está basada en datos de 89 países, lo que representa el 83% de la población del mundo en desarrollo.

En términos generales, según Naciones Unidas, aunque los índices de pobreza extrema se han reducido a la mitad desde 1990, 1 de cada 5 personas de las regiones en desarrollo aún vive con menos de 1,25 dólares al día.  

Semana contra la Pobreza: ¡No dejemos a nadie atrás!

Este es grito con el que comienza el Manifiesto de la Semana contra la Pobreza 2016. Como cada año, la Alianza Española Contra la Pobreza y Pobreza Cero han desarrollado una intensa campaña informativa, de dinamización social y de invitación a la participación en las actividades y movilizaciones que recorren todo el país en torno al 17 de octubre. Un llamamiento a toda la ciudadanía para que se movilice para demandar de forma conjunta que se acabe con la riqueza que empobrece dentro y fuera de España.

Aquí puedes conocer todas las actividades organizadas en torno a la Semana de Lucha contra la Pobreza.

El Manifiesto de la Semana contra la Pobreza comienza mencionando unas cada vez más extremas, intensas y crónicas pobreza y desigualdad. Un sistema que fomenta la guerra para mantener el control geoestratégico de los recursos, que destruye la naturaleza e incrementa las desigualdades sociales.

El Manifiesto solicita el cumplimiento de los compromisos internacionales como los ODS, los protocolos de Derechos Humanos o las Convenciones de la OIT, pero además de la acumulación de la riqueza, denuncia las causas y subraya las crisis más agudas. Entre otras, una crisis de valores que entre otras manifestaciones, se demuestra en una política de no-acogida de las personas migrantes y de las solicitantes de refugio y asilo. A ello suman políticas que aumentan las desigualdades, la tasa de paro, los niveles de pobreza y la brecha de género.

Ante todo ello, reclaman la puesta en marcha de políticas y presupuestos cuyo eje central esté en la lucha contra la pobreza y la desigualdad, la ampliación de los presupuestos de Educación, Sanidad, Igualdad, Dependencia, Servicios Sociales, Cooperación y políticas de promoción de empleo.

Solicita además el rechazo a los tratados comerciales como el CETA, el TiSA, o el TTIP y abogan por un Tratado Internacional de los Pueblos para el Control de las Empresas Transnacionales. El documento solicita justicia fiscal a través de políticas tributarias justas, progresivas y suficientes, y demanda la transición hacia un modelo energético sostenible y el cumplimiento de los derechos económicos sociales y culturales.

¡No dejemos a nadie atrás! Exigimos soluciones basadas en derechos. Son los dos mensajes que la Alianza contra la Pobreza lanza esta Semana de movilizaciones ciudadanas y sensibilización, con un calendario de actividades que se desarrolla en todo el país y que puedes consultar aquí.

Una cita que nace de la movilización ciudadana

En sus antecedentes está la celebración de una movilización que congregó a más de cien mil personas en Trocadero, en París, donde en 1948 se había firmado la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Fue en 1987, y esa proclamación de la pobreza como una violación de los derechos humanos, se repitió cada 17 de octubre para renovar el compromiso con el cumplimiento de esos derechos.

En 1992, la Asamblea General de Naciones Unidas declaró el 17 de octubre Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza e invitó a todos los Estados a que se sumaran a la convocatoria. Una cita nacida de la ciudadanía que aún hoy mantiene su espíritu, con un amplísimo calendario de actividades en todo el mundo.

La erradicación de la pobreza en la nueva agenda de desarrollo sostenible

El Objetivo 1 de la nueva Agenda 2030 se propone ‘Poner fin a la pobreza en todas sus formas en todo el mundo’. Y este propósito se fundamenta en los 836 millones de personas que viven en la pobreza extrema. La mayoría pertenece a Asia Meridional y África Subsahariana. En 2014, 42.000 personas tuvieron que abandonar sus hogares cada día en busca de protección debido a un conflicto. Por ello, la nueva agenda de desarrollo sostenible marca metas ambiciosas:  

1.    Erradicar la pobreza extrema para todas las personas en el mundo que en la actualidad se mide por un ingreso por persona inferior a 1,25 dólares de los Estados Unidos al día.

2.    Reducir al menos a la mitad la proporción de hombres, mujeres y niños de todas las edades que viven en la pobreza en todas sus dimensiones, con arreglo a las definiciones nacionales.

3.    Poner en práctica a nivel nacional sistemas y medidas apropiadas de protección social para todos, incluidos niveles mínimos, y, para 2030, lograr una amplia cobertura de los pobres y los vulnerables.

4.    Para 2030, garantizar que todos los hombres y mujeres, en particular los pobres y los vulnerables, tengan los mismos derechos a los recursos económicos, así como acceso a los servicios básicos, la propiedad y el control de las tierras y otros bienes, la herencia, los recursos naturales, las nuevas tecnologías apropiadas y los servicios financieros, incluida la microfinanciación.

5.    Para 2030, fomentar la resiliencia de los pobres y las personas que se encuentran en situaciones vulnerables y reducir su exposición y vulnerabilidad a los fenómenos extremos relacionados con el clima y otras crisis y desastres económicos, sociales y ambientales.

6.    Garantizar una movilización importante de recursos procedentes de diversas fuentes, incluso mediante la mejora de la cooperación para el desarrollo, a fin de proporcionar medios suficientes y previsibles a los países en desarrollo, en particular los países menos adelantados, para poner en práctica programas y políticas encaminados a poner fin a la pobreza en todas sus dimensiones.

7.    Crear marcos normativos sólidos en los planos nacional, regional e internacional, sobre la base de estrategias de desarrollo en favor de los pobres que tengan en cuenta las cuestiones de género, a fin de apoyar la inversión acelerada en medidas para erradicar la pobreza.

Metas ambiciosas, que como el lema de la Alianza contra la Pobreza, contiene entre sus principios irrenunciables el propósito de no dejar a nadie atrás.

 

ODS Local Andalucía

ODS Local Andalucía 

Secciones