· Publicado en Incidencia en Políticas

Un lugar en la mesa global: los gobiernos locales reclaman su papel en la toma de decisiones de la Agenda mundial

Un lugar en la mesa global: los gobiernos locales reclaman su papel en la toma de decisiones de la Agenda mundial

Una campaña de comunicación apoyará la defensa de los valores que aportan los gobiernos locales a la Nueva Agenda Urbana que se adoptará en la próxima conferencia de Naciones Unidas de Desarrollo Sostenible, Hábitat III; diez puntos debatidos y acordados entre representantes de gobiernos locales de una veintena de países y más de una decena de redes de gobiernos de todo el mundo

Se trata de un documento surgido del diálogo promovido por la Alianza Euro-Latinoamericana de Ciudades, bajo la coordinación del Gobierno de la Ciudad de México y el Grupo de Trabajo Global de Gobiernos Locales y Regionales  (Global Task Force), y que se concreta en el documento "Un lugar para los gobiernos locales en la agenda global". Las conclusiones se presentarán en un acto previo a la inauguración de la Cumbre Hábitat III, que contará con la presencia de una delegación de alcaldes y alcaldesas encabezados por el anfitrión, Mauricio Rodas, alcalde del distrito metropolitano de Quito, Ecuador, sede de la Conferencia. Hábitat III es la primera cita internacional tras la aprobación de la Agenda 2030, se celebra poco después del primer aniversario de su aprobación, y será el escenario que dará luz verde al documento que desarrollará algunos de los aspectos que recogen los Objetivos de Desarrollo Sostenible, contenidos en la Agenda 2030.

Los asentamientos humanos, el espacio de la ciudad y las comunidades locales entran en este nuevo referente de la acción global, con referencias reiteradas a lo largo de sus planteamientos iniciales, los 17 objetivos y 169 metas que contempla; su relevancia queda expresada, además, en el Objetivo 11. La ambiciosa Agenda 2030 incluye multitud de aspectos que ahora aparecen interrelacionados y se proponen como un objetivo global en el que, no obstante, los gobiernos locales y regionales vienen trabajando desde el ejercicio de las políticas públicas. Sin embargo, aunque apela a todos y todas para participar en su implementación, subrayando el carácter universal, indivisible e interrelacionado de la Agenda y los Objetivos de Desarrollo Sostenible y sus metas, incluidos los medios de implementación, no menciona a los gobiernos locales y regionales al referirse a “estrategias de desarrollo sostenible cohesionadas y con titularidad nacional, sustentadas por marcos nacionales de financiación integrados”.

En definitiva, la Agenda hace referencia a la necesaria implicación de todos los actores en la implementación de la Agenda, pero deja el espacio de decisión en manos de los niveles regional, nacional y mundial, confiando a ellos la transmisión hacia niveles intermedios y locales de las acciones para la implementación, el seguimiento y el examen de su cumplimiento.

¿Por qué los gobiernos locales deben tener un lugar en la toma de decisiones de la Nueva Agenda Urbana?

El documento “Un lugar en la mesa global” recoge diez ideas que argumentan la relevancia de los gobiernos locales y regionales como actores clave del proceso Hábitat III y en concreto, de la Nueva Agenda Urbana a la que dará lugar.

Un profundo conocimiento urbano y territorial, que le hacen valedor de la autoridad necesaria para liderar, ejecutar y evaluar la Nueva Agenda Urbana, la proximidad a los actores locales y su capacidad para facilitar el empoderamiento de la ciudadanía y su interlocución ante autoridades nacionales y organismos internacionales; su transformación en centros de conocimiento e innovación de cualidades multiculturales, competencia para la inclusión social y potencial de crecimiento económico; la demostrada capacidad de articulación internacional, la diplomacia de ciudades y la coordinación de redes, poniendo al servicio de la implementación de la Nueva Agenda Urbana la internacionalización de las ciudades y los gobiernos locales; la necesaria implicación de gobiernos locales y ciudadanía en el desarrollo urbano sostenible con una visión global, que vaya más allá de la acción local, para lo que se hace necesario que sean reconocidos como socios permanentes por los gobiernos centrales, ONU Hábitat y el sistema de Naciones Unidas en su conjunto.

“Un lugar en la mesa global” apela a un cambio de paradigma en la gobernanza mundial hacia un modelo más horizontal y democrático, que mejore la coordinación interadministrativa y sea capaz de acercarse a las necesidades y requerimientos de la ciudadanía. Este cambio de paradigma puede arrancar en Hábitat III, teniendo en cuenta la complejidad que entraña, pese a ser una reivindicación reiterada.

Los gobiernos locales y regionales solicitan que se refuerce su papel dentro del sistema internacional y se mejore su participación y diálogo transversal dentro del sistema de Naciones Unidas, para ahondar en la ‘localización’ de los ODS. Por otro lado, aseguran poder ofrecer una única voz ante los organismos internacionales, manteniendo la singularidad y características de cada red. El ámbito legislativo y parlamentario debe sumarse a los gobiernos centrales para facultar la actuación de los gobiernos locales en asuntos internacionales, mejorando sus capacidades para afrontar los nuevos retos urbanos y territoriales, y dando así carácter legal a su implicación en las agendas globales y en concreto, en la Nueva Agenda urbana.

El documento que se presentará en Quito incluye a partes iguales reivindicación y compromiso. Compromiso de acción, por parte de los gobiernos locales y regionales, y compromiso de mejora o implementación de mecanismos que estén a la altura de las exigencias de esta nueva agenda global. De este modo, reconocen que el éxito de la agenda radicará en la implicación de los gobiernos locales y en que exista un espacio en el que se tenga en cuenta su opinión, para lo que avanzarán en la profesionalización de las políticas públicas de relaciones internacionales enriquecido con la implicación de la ciudadanía y los actores locales, lanzando estrategias y de comunicación y sensibilización que trasladen a la ciudadanía la importancia de dichas relaciones internacionales.

Por último, el documento apunta a una nueva manera de gestionar y organizar las ciudades y las áreas metropolitanas, que además de retos supondrá nuevas oportunidades; "una oportunidad", afirman, "para crear un nuevo entendimiento entre los gobiernos locales, regionales, nacionales e internacionales que permita dar respuesta a los retos que planteará la Nueva Agenda Urbana". Reconociendo la relevancia que han tenido ONU Hábitat y UNACLA, el Comité Asesor de Autoridades Locales de Naciones Unidas, el documento "Un lugar en la mesa Global" solicita formalizar un espacio de interlocución y diálogo que permita a los gobiernos locales gozar de un nuevo estatuto dentro del sistema de Naciones Unidas.

El documento continúa en fase de aportaciones, en periodo ya de cuenta atrás ante la celebración de Hábitat III, donde se hará público, con la presencia de una amplia representación de gobiernos y redes de gobiernos participantes en la Cumbre.

 

Secciones