· Publicado en Participación en Redes y Alianzas

Los Gobiernos Locales del Mercosur, asociados en Mercociudades, debaten propuestas de financiación para el desarrollo urbano sostenible

Los Gobiernos Locales del Mercosur, asociados en Mercociudades, debaten propuestas de financiación para el desarrollo urbano sostenible

Alcaldes, intendentes y directores de finanzas de gobiernos locales de América del Sur, han debatido junto a instituciones financieras regionales, nacionales y locales, cómo financiar el desarrollo urbano territorial sustentable en la región, con criterios de sostenibilidad e inclusión, dos condiciones básicas para cualquier espacio urbano, de acuerdo a los retos que contempla la Agenda 2030. En definitiva, la sesión de trabajo ha servido para abordar las fuentes de financiación local e internacional a las que pueden optar las ciudades.

En este enlace puedes acceder a los documentos del encuentro celebrado en Montevideo, Uruguay

La cita, apoyada por el FAMSI, ha convocado a especialistas de 40 instituciones y gobiernos locales, convocados/as por ONU-Hábitat, el Banco Interamericano de Desarrollo, Mercociudades y la Intendencia de Montevideo (Uruguay), organizadores del evento.

El encuentro se produce poco antes de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Desarrollo Urbano sostenible que definirá una Nueva Agenda Urbana Mundial, el próximo mes de octubre en Quito, Ecuador. Sin embargo, esta nueva agenda, así como los objetivos que se propone, trascienden los aspectos urbanos. En la sesión de apertura, el intendente de Montevideo, Daniel Martínez, destacó que “los Objetivos que se plantean hacia Hábitat III son absolutamente imprescindibles para una concepción no únicamente de hábitat y vivienda, sino que también para la agenda de derechos, el espacio de convivencia, la generación de oportunidades, el reconocimiento de la diversidad de nuestra sociedad y la eliminación de viejas e históricas desigualdades y discriminaciones.”

El director regional de ONU Hábitat, Elkin Velásquez, destacó la importancia de “estructurar más y mejores proyectos para atraer más y mejores recursos”. Como ejemplo de la capacidad de movilizar recursos de distintas fuentes, el alcalde de Quito, Mauricio Rodas, destacó la participación de cuatro organismos multilaterales en la construcción de la primera línea de metro de la ciudad que obedece, según el primer edil de la ciudad “a una visión integral de movilidad sostenible impulsada por la administración municipal”.

La presencia de Mercociudades, entidad promotora de la iniciativa, ha supuesto la representación de unos 300 gobiernos locales de América Latina y Caribe, y el FAMSI, de los gobiernos locales y provinciales andaluces; junto a ellos se han sentado responsables de entidades financieras, del sistema de Naciones Unidas, Agencias de Cooperación Internacional y otras instancias que de forma directa o indirecta participan en la financiación y definición de proyectos urbanos.

La financiación es una de las limitaciones que se encuentran los gobiernos locales a la hora de generar desarrollo productivo y crear empleo que se traduzca en bienestar. La pérdida de servicios y bienes públicos está condicionada por la disponibilidad de recursos. Frente a este obstáculo, el ámbito multilateral toma partido en la búsqueda de soluciones, sobre las conclusiones que ya emanaron en 2015 de la Cumbre sobre Financiamiento en Addis Abeba.

La financiación que emanó de la Cumbre de Addis Abeba

La cita de Etiopía finalizaba con un documento que recogía los instrumentos a los que debían recurrir los países en desarrollo y desarrollados para financiar el desarrollo, hasta 2030. Es más, debía ser el sostén sobre el que se fundamentara la implementación de los 17 ODS, que se aprobarían poco después. Con más de 100 medidas, el documento final contempló todas las fuentes posibles de financiación incluyendo entre ellas diversas materias como el comercio, el incremento de la recaudación fiscal en los países en desarrollo, la lucha contra el fraude fiscal y los flujos financieros ilícitos, la inversión privada, la innovación o la transferencia de tecnología.

Pese a que Addis Abeba mantiene la ayuda oficial al desarrollo como un instrumento clave, algunas organizaciones señalaron las debilidades de un documento en el que veían la consagración de la privatización del desarrollo, poniendo el énfasis en la cooperación Sur-Sur, la movilización de recursos propios y el sector privado, mientras que los países reiteraban su compromiso con el 0,7% que solo cumplían 5 gobiernos en 2015, pese a estar recogido así desde 1970.

Tampoco el propósito de reforma fiscal fue acompañado de la creación de un mecanismo mundial al efecto, ni se abordaba una reforma en profundidad del sistema financiero, primando los derechos humanos y el derecho al desarrollo de los países.

Los Gobiernos Locales buscan financiación para el desarrollo en línea con la Agenda 2030

Mercociudades es la principal Red de gobiernos locales del MERCOSUR, (Mercado Común del Sur), un proceso de integración regional instituido por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, al que más tarde se incorporaban Venezuela y Bolivia (aún en proceso), y que cuenta con la presencia de Chile, Ecuador, Perú, Colombia, Guyana y Surinám, como Estados asociados.

Mercociudades cuenta en la actualidad con 303 ciudades asociadas, cuyos objetivos son fomentar sus relaciones para el fortalecimiento institucional, el intercambio de experiencias, la coordinación de acciones vinculadas al crecimiento y desarrollo de las ciudades: la red busca fomentar la coordinación y planificación de acciones vinculadas a la realización de servicios, la participación ciudadana, la definición de políticas sociales y otras competencias municipales básicas para el desarrollo urbano sostenible e inclusivo.

En el contexto de la Agenda 2030, el papel de las ciudades queda expresamente reflejado en el Objetivo 11, donde se formula el reto de construir asentamientos humanos inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles. Este mandato recogido en la agenda tendrá intensos espacios de debate en la próxima Conferencia de Naciones Unidas para el Desarrollo Urbano Sostenible, Hábitat III, donde se definirá la Nueva Agenda Urbana. El seminario de Montevideo también abordará el posicionamiento y las demandas que la red Mercociudades llevará a Hábitat III, cuyos resultados, alineados con la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible, serán el marco de referencia de los gobiernos en los próximos años.

La oportunidad del ámbito multilateral

En este contexto y en una coyuntura de desaceleración económica en América Latina y Caribe, Mercociudades, junto a otras redes de gobiernos locales, debaten medidas para trabajar desde el ámbito local en un esquema regional que responda a los retos de desarrollo sostenible del 80% de la población sin competir con la inversión en infraestructura. La respuesta, consideran, está en buscar el modo de que añadir valor urbano a dichas infraestructuras, para lo que cobra especial relevancia la utilización de la riqueza endógena de las ciudades.

La reflexión que tendrá lugar en Montevideo a comienzos del mes septiembre parte del trabajo en dos frentes para lograr este objetivo: la internacionalización del proceso de generación de valor urbano en las grandes inversiones, y la construcción de capacidades en los municipios y entes subnacionales. El evento espera avanzar sobre el desarrollo de los fondos y la apropiada articulación entre estos y los gobiernos locales y organismos especializados.

Foto: Mercociudades.org

Frente al COVID 19

FAMSI frente al COVID 19

ODS Local Andalucía

ODS Local Andalucía 

Secciones