· Publicado en Comunicación

18 de diciembre, Día Mundial del Migrante

18 de diciembre, Día Mundial del Migrante

Según datos de la ONU, se calcula que más de 175 millones de emigrantes -más del 2% de la población mundial- viven y trabajan en un país que no es el de su nacimiento o ciudadanía. Se incluyen en esta cifra, trabajadores emigrantes, refugiados, personas en busca de asilo, e inmigrantes permanentes.

Los Estados Miembros de Naciones Unidas, las organizaciones intergubernamentales y no gubernamentales celebran desde el año 2000, el 18 de diciembre como el Día Mundial del Migrante, haciendo hincapié en la difícil realidad que enfrentan las personas migrantes en relación con sus derechos humanos y libertades fundamentales. Esta fecha conmemora la adopción de la Convención internacional sobre la protección de los derechos de todos los trabajadores migratorios y de sus familiares por la Asamblea General de Naciones Unidas.

Mediante una serie de iniciativas en todo el mundo, se busca llamar la atención sobre la necesidad de ejecutar medidas que persigan la protección y erradicación de la discriminación y la violencia en su contra. Al mismo tiempo, este día es una ocasión propicia para destacar que las personas migrantes hacen contribuciones tanto al bienestar de los países de destino como al de sus propias comunidades de origen. FAMSI se ha sumado a esta lucha a través de la campaña Andalucía Solidaria con la Población Refugiada.

La actual crisis de refugiados

Ante el creciente volumen de personas refugiadas y migrantes llamando a las puertas de Europa, están llegando a nuestro país una media de 200 personas refugiadas sirias provenientes de Melilla y entre 1.500 y 2.000 migrantes subsaharianos, que viven hoy en los bosques de Nador (Marruecos).

Las familias sirias, que huyen del conflicto armado de su país, siguen la ruta de escape Sur para llegar a Marruecos desde Argelia, donde hasta principios de 2015, no se les pedía visado. Esa frontera Marruecos-Argelia es uno de los puntos más peligrosos del viaje en su camino de protección hacia Europa.

Los migrantes subsaharianos no pueden cruzar la frontera de manera legal y segura. Antes su entrada a España se realizaba a través de la triple valla que separa Melilla de Marruecos. Pero desde que Marruecos ha construido una valla de concertinas en su lado de la frontera se han registrado muy pocos saltos a la valla. Ahora llegan a Melilla por mar o escondidos en dobles fondo de los coches. Los migrantes subsaharianos no tienen opción de pedir protección internacional. Su entrada a Melilla se sanciona con un procedimiento de devolución o expulsión. Las temidas “devoluciones calientes” que vulneran la normativa internacional, comunitaria y española, los devuelven a su lugar de origen privándoles de oportunidades y condenándolos en la búsqueda de un futuro mejor.

La colaboración de los gobiernos locales

Varias decenas de ayuntamientos y provincias de toda España, desde posiciones políticas diferentes, han mostrado su voluntad de colaboración y acogida a los refugiados. Son muchos los municipios que ya vienen estableciendo canales de coordinación con ONG especializadas en atención a los refugiados y las poblaciones vulnerables y calibrando e identificando sus recursos y posibilidades para la atención a estas personas. La ciudadanía también se ha dispuesto a movilizarse a través del voluntariado, de la cesión de sus casas o de la recolecta de dinero y de bienes básicos que pudieran ser útiles.

ODS Local Andalucía

ODS Local Andalucía 

Secciones