· Publicado en Participación en Redes y Alianzas

La “Declaración del Olivo” cierra la Conferencia Internacional de Palestina, organizada por el FAMSI

La “Declaración del Olivo” cierra la Conferencia Internacional de Palestina, organizada por el FAMSI

El documento es fruto de los dos días de trabajo en la Conferencia Internacional de Gobiernos Locales y organizaciones de la sociedad civil en apoyo a los Derechos del Pueblo Palestino, celebrada en el Parlamento andaluz, en el Año Internacional de Solidaridad con Palestina.

Organizada por el FAMSI, el Comité de Naciones Unidas para el Ejercicio de los Derechos Inalienables del Pueblo Palestino, Ciudades y Gobiernos Locales Unidos (CGLU) y la Junta de Andalucía, el Foro ha repasado la situación jurídica y humanitaria de los territorios ocupados por Israel desde hace 67 años, llamando la atención sobre el incremento de la violencia, el progresivo deterioro de la situación y las constantes violaciones de los derechos fundamentales de la población.

La conferencia ha contado con especialistas del ámbito jurídico internacional que han analizado la violación de las resoluciones de Naciones Unidas y convenciones internacionales, poniendo en evidencia el incumplimiento de la legalidad internacional y las observaciones de instancias internacionales como las del Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial, el Tribunal Russell para Palestina, y el informe consultivo de la Corte Internacional de Justicia en relación con el muro de más de 700 kilómetros que aísla a la población palestina. A ellos se han unido los gobiernos locales de la organización mundial CGLU, los municipios andaluces pertenecientes al FAMSI y la Red Europea de Autoridades Locales por la Paz en Oriente Próximo, organizaciones sociales, redes y fondos de cooperación, y movimientos ciudadanos.

La detenciones indiscriminadas bajo una norma administrativa exculpatoria de los torturadores, la captura y retención de menores y adultos sin informar del delito y prohibiendo el acceso a ellos de las familias, en contra de la legalidad internacional, la constante expansión de los asentamientos ilegales de Israel en los territorios palestinos ocupados, la violencia creciente y la expoliación de los recursos básicos de Palestina, son algunos de los hechos que se han analizado en dos días de reunión en los que se han expuesto iniciativas con un amplio respaldo internacional, como la campaña BDS contra la colonización, el apartheid y la ocupación israelí, que invita a la sociedad civil a no contribuir con productos, empresas, intelectuales, artistas y equipos israelíes hasta que se declaren anti-sionistas y se unan a la campaña.

Contenido de la declaración

La Declaración del Olivo, en alusión a la paz y el Mediterráneo, pide a la Unión Europea y sus Estados miembros que cumplan sus obligaciones en virtud del derecho internacional, no prestando ayuda o asistencia a la situación ilegal procedente de la violación del derecho internacional, y jugar un papel más importante en garantizar la responsabilidad y tomar medidas concretas para aplicar las disposiciones de derechos humanos de sus acuerdos de asociación.

Solicita a todos los Estados miembros de las Naciones Unidas a que mantengan una posición a la altura de los principios de la Carta, poniendo fin a su apoyo político y económico a las violaciones del derecho internacional por parte de Israel; a los gobiernos locales solicita reforzar las relaciones entre ellos y los municipios palestinos a través de intercambios educativos, económicos, sociales, políticos, culturales, de medios de comunicación y de expertos, y la firma de acuerdos de hermanamiento. A las instituciones internacionales, europeas y nacionales les pide el refuerzo de la Diplomacia de Ciudades y la eliminación de los obstáculos que dificultan el desarrollo de la cooperación descentralizada. A todas las instancias de la comunidad internacional, incluidos los gobiernos locales y la sociedad civil, solicita reunir apoyo y ejercer presión para poner fin al asedio de la Franja de Gaza, y exigen el fin del uso ilegal abusivo de la detención administrativa y la libertad de todos los presos políticos palestinos.

La Declaración reclama a los Gobiernos el compromiso con inversiones responsables que no se beneficien de la ocupación o violen las prohibiciones relacionadas con el Derecho Internacional y pide a la sociedad que presione a los Gobiernos Locales y Nacionales para que no sean cómplices de Israel o sus empresas en la violación del Derecho Internacional Humanitario.

Por último, el documento pide a las Naciones Unidas que adopte una política de principios éticamente responsable y transparente, y un mecanismo para la contratación con empresas, por ejemplo, en la reconstrucción de Gaza, excluyendo de todas las ofertas a cualquier parte, israelí u otros, que son cómplices de la ocupación israelí, los abusos de los Derechos Humanos y las violaciones del derecho internacional.

Un espacio destacado ocupa la referencia a los refugiados y su derecho al retorno a sus casas y la restitución de sus propiedades, de acuerdo a las resoluciones al respecto de Naciones Unidas, la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea y las constituciones nacionales. No en vano, el palestino es el colectivo más numeroso de refugiados en el mundo: seis millones de personas.

Secciones