· Publicado en Ayuda al Desarrollo

Proyecto AWA-II Mauritania y Senegal: nueve pueblos se beneficiarán de sistemas de acceso al agua potable en los próximos meses

Proyecto AWA-II Mauritania y Senegal: nueve pueblos se beneficiarán de sistemas de acceso al agua potable en los próximos meses

La segunda fase del proyecto AWA adquiere una dimensión más amplia que la de su predecesor, tomando como territorio natural las comunas de ambos lados del río, promueve el intercambio entre los dos países y apoya iniciativas de desarrollo económico local.

Ya estamos a finales del mes de julio y las lluvias han empezado a caer en la zona del río Senegal, aunque son por el momento poco abundantes y espaciadas en el tiempo. A pesar de estar cerca de un río, las pequeñas localidades con menos de 500 habitantes no disponen de sistemas mejorados de agua potable, con lo que se abastecen de pozos y del río directamente. Con las lluvias, el agua se vuelve más turbia y arrastra más elementos que dificultan su consumo potable.

Pronto el nivel del río se elevará y sus orillas quedarán inundadas hasta finales de octubre. Es el momento de cultivar el cereal que debe garantizar la alimentación de base para el resto del año. Algunos de estos pueblos quedarán inundados e inaccesibles durante tres meses, hasta que bajen las aguas.

El proyecto “Acceso al agua potable con tecnologías adaptadas y su gestión pública local con enfoque DEL en 4 Comunidades Rurales de la Región del Fouta Toro (Mauritania y Senegal). AWA-2 Fase”, financiado por AACID, y ejecutado por el FAMSI y la Agencia Regional de Desarrollo de Saint Louis, interviene en ambos lados del río en la mejora del acceso al agua potable, la gestión y la formación para el uso responsable del servicio, y la sensibilización en higiene y salud hídricas. Esta segunda fase del proyecto AWA se amplía a las comunas de ambos lados del río, promoviendo el intercambio entre ambos países y apoyando iniciativas de desarrollo económico local.

Las localidades donde se realizarán las nuevas instalaciones de abastecimiento de agua potable y bombeo solar ya han sido identificadas en ambos países, y los estudios hidrogeológicos y socioeconómicos nos dan las orientaciones a tomar para adaptarnos a cada caso. Para estos nueve pueblos, estas lluvias serán las últimas en las que deberán buscar agua potable fuera de su localidad.

Desde marzo se han realizado varias misiones para la identificación y validación de las localidades en ambos países, el análisis de las instalaciones de la fase anterior del proyecto para proponer reparaciones y mejoras, y la movilización de equipos para realizar el estudio socioeconómico que servirá como línea de base de los indicadores de impacto y de las actividades de desarrollo, y el estudio hidrogeológico.

Estos estudios nos muestran la calidad del agua de los pozos existentes, la profundidad, su salinidad, si contiene otros minerales como hierro, calcio y manganeso, si existe descomposición de materias orgánicas, etc. Es una zona agro-pastoral con fuerte presión ganadera donde los rebaños de pequeños y grandes rumiantes conviven en los pueblos, por lo que las aguas subterráneas poco profundas contienen gran cantidad de residuos orgánicos. La sensibilización para la higiene, mantener unas distancias mínimas de entre las viviendas y los establos de las fuentes de agua, la limpieza de las zonas y los recipientes de almacenamiento del agua, son fundamentales para mantener una calidad del agua saludable.

Los consejos municipales de las comunas de Dodel, Gamadji Sare y Ndiayene Pendao en Senegal, y de Dar el Barka y Ould Birom en Mauritania, participan activamente en la identificación de necesidades y movilización ciudadana. Como responsables de garantizar el derecho al acceso al agua, recibirán formación específica en la gestión pública de servicios para el refuerzo de sus competencias. Pronto habrá elecciones en Mauritania, previstas el 1 de septiembre, con lo que el panorama político local puede verse modificado sin por ello afectar el curso del proyecto.

A nivel técnico, la Dirección Regional de Hidráulica de las respectivas regiones, Saint Louis en Senegal y Brakna en Mauritania, realizan el apoyo y orientación técnica necesarias, así como la coordinación e información con los respectivos Ministerios de Hidráulica para que la intervención sea contemplada dentro de los planes regionales y nacionales. Estos sistemas ya se consideran patrimonio del parque hidráulico mauritano, reconocidos legalmente bajo gestión comunitaria y delegación técnica a la empresa nacional de aguas rurales. En Senegal, dada la novedad, el proceso de reconocimiento está en curso, siendo las comunas las garantes del mantenimiento.

En Mauritania el modelo de estos sistemas de bajo coste de acceso al agua está ya muy difundido gracias al esfuerzo de varias organizaciones, como FAMSI, UNICEF y la ONG nacional Tenmiya. En Senegal este modelo está menos difundido y se están proponiendo instalaciones adaptadas a la realidad en función de los materiales disponibles en el mercado local. Los depósitos en fibra de vidrio tan presentes en territorio mauritano, no se encuentran tan fácilmente del lado senegalés, con lo que se proponen depósitos de polietileno y de distintas capacidades. Esto es un símbolo de la apropiación por parte de las autoridades y servicios técnicos senegaleses que asegura la durabilidad de esta tecnología innovadora.

La Agencia Regional de Desarrollo de Saint Louis, socio del FAMSI en Senegal, coordina a todos los actores, propone mejoras técnicas e informa de todos los retos y avances garantizando la transversalidad y la implicación de todas las partes.

Senegal

Por otro lado, el proyecto financiado por la Diputación de Jaén, “Apoyo al desarrollo económico local a través de acciones específicas de formación y acompañamiento técnico a dos centros departamentales de formación profesional en Podor, Senegal” pretende mejorar las capacidades de los centros de formación especialmente en la inserción de sus jóvenes formados en el departamento y ampliar las líneas de formación para adaptarlas a las necesidades reales del mercado laboral de la zona. 

Con estas acciones, el FAMSI quiere contribuir a la consecución de la Agenda 2030, y en particular, de los objetivos:

    
Poner fin a la pobreza en todas sus formas en todo el mundo

 
Garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y el saneamiento para todos/as

 
Promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos/as

Secciones