· Publicado en Incidencia en Políticas

Más de 700 medidas reducen casi un 40% las emisiones de gases de efecto invernadero en los municipios de Jaén

Más de 700 medidas reducen casi un 40% las emisiones de gases de efecto invernadero en los municipios de Jaén

Son ya 86 los municipios jiennenses comprometidos con la iniciativa europea del "Pacto de los Alcaldes y Alcaldesas por el Clima y la Energía". A comienzos de marzo, la Diputación Provincial de Jaén ha hecho entrega a 81 municipios de informes sobre la ejecución de los Planes de Acción de Energía Sostenible, y a otros cinco municipios, sus respectivos Planes de Acción por el Clima y la Energía Sostenible.

La provincia de Jaén trabaja para hacer honor al eslogan que la presenta al mundo, 'paraiso interior'. El compromiso se ha traducido ya en cifras de reducción de emisiones de efecto invernadero. Francisco Reyes, presidente de la Diputación de Jaén, ha hecho hincapié en "el importante papel que los ayuntamientos pueden jugar en la lucha contra el cambio climático en una provincia como Jaén, con cuatro parques naturales y 66 millones de olivos".

Los resultados evidencian dicha relevancia: 81 informes de seguimiento elaborados por la Diputación y financiados de forma conjunta con el Gobierno andaluza reflejan la puesta en marcha de más de 700 medidas en el marco de los Planes de Acción de Energía Sostenible. Se trata de acciones como instalar energía solar térmica, sustituir chimeneas convencionales por otras de biomasa o mejorar el alumbrado público. Esto se ha traducido en una reducción de casi un 40% de emisiones de gases efecto invernadero a la atmósfera y está suponiendo de media, en los municipios que están llevando a cabo el plan, la reducción de más de 372.000 MWh al año de consumo energético y el dejar de emitir al año más de 262.598 toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera.

El Pacto de los Alcaldes y Alcaldesas por el Clima y la Energía es la mayor iniciativa urbana europea en estas materias impulsada por la Comisión Europea y apoyada por la Junta de Andalucía. Agrupa a miles de autoridades locales, regionales y su ciudadanía, casi 5000 firmantes, con el compromiso voluntario de aplicar en sus territorios los objetivos climáticos y energéticos de la Unión Europea en la lucha contra el calentamiento global.

Esta iniciativa tiene como principal protagonista a las corporaciones locales, que son las que aprueban los planes de acción de energía sostenible y ha situado el objetivo en 2030, en línea con los criterios de sostenibilidad ambiental, social y económica fijados en la Agenda 2030, y los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Hay que recordar que los 17 objetivos que se aprobaban en 2015 tienen un criterio transversal de sostenibilidad pero además, la Agenda 2030 contempla objetivos concretos que abordan "medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos". Con esas palabras se expresa en el Objetivo 13, que afronta un reto global sin fronteras, puesto que sucede en todo el mundo afectando con más gravedad a los colectivos más vulnerables.

La acción por el clima no solo está relacionada con la conservación ambiental y la preservación de los recursos. Más bien se trata de todo ello para preservar la vida, y fortalecer la resiliencia y la capacidad de adaptación a los riesgos relacionados con el clima y los desastres naturales.

Para ello, son necesarias una planificación y gestión eficaces en relación con el cambio climático en los países menos adelantados y pequeños Estados insulares en desarrollo, haciendo especial hincapié en las mujeres, los jóvenes, y las comunidades locales y marginadas.

Una Agenda que cruza objetivos y metas para aportar respuestas integrales

Naciones Unidas lo ha venido señalando desde antes, incluso de aprobar la Agenda 2030. Los objetivos de Desarrollo Sostenible no son estancos, independientes y aislados. Se trata de una carta de propuestas y metas que reflejan la interrelación y la complejidad de la vida social, en todas sus facetas. Por ello, hablar del objetivo 13 no es solo hablar del clima. Ya ha sido objeto de muchos pactos y acuerdos internacionales, y aunque los gobiernos han firmado acuerdos en el contexto de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, también lo hicieron al dar luz verde a la Agenda 2030, en septiembre de 2015, y poco después, en la Cumbre de París, en diciembre de 2015. Es decir, trabajar de fotma global en la acción contra el cambio climático es una urgencia desde todas las visiones posibles.

La Agenda 2030 es un ejemplo de las ramificaciones que tienen las consecuencias del cambio climático. Trabajar por el clima supone trabajar por el ODS 7, que aboga a garantizar el acceso a una energía asequible, segura, sostenible y moderna para todos y todas. También está relacionado con el ODS 8, que promueve la consecución del empleo pleno y productivo, y el trabajo decente (millones de personas en el mundo trabajan en el sector energético sostenible y las previsiones de Naciones Unidas son que se convierta en una fuente importante de generación de empleo). Se estima que en 2012 había 5,7 millones de trabajadores vinculados directa o indirectamente a la industria de la energía renovable, cifra que podría triplicarse antes de 2030. En el repaso a la relación del Objetivo 13 con el resto de Objetivos, el 9 promueve la construcción de infraestructuras resilientes, la promoción de la industrialización inclusiva y sostenible, y de la innovación. Esto significa promover procesos industriales más limpios y eficaces, con menos recursos y que generen menos polución.

El ODS 11, ciudades y asentamientos humanos sostenibles, está en línea directa con el clima; nos habla de transportes sostenibles, uso eficiente de los recursos, aumento de la resiliencia ygestión de riesgos de desastres. Dos objetivos más están relacionados con el 13: el 12, sobre modalidades de consumo y producción sostenibles, así como la promoción de estilos de vida sostenibles, y el ODS 14, que hace referencia a la conservación y la gestión sostenibles de mares y océanos, ecosistemas marinos, marismas, etc... o el Objetivo 15, que invita a preservar la vida de ecosistemas terrestres, biodiversidad que perdemos si no ponemos freno al cambio climático, con medidas como reducir el desperdicio de alimentos.

Naciones Unidas insiste: tanto los ODS como el acuerdo de París reflejan también la concepción de que no existen soluciones rápidas. Sin embargo, la Agenda 2030 apela a todos los agentes sociales, políticos y económicos a trabajar unidos/as por lograr estos 17 objetivos y 169 metas interrelacionados, comenzando en el cada comunidad. En todo caso, los principios irrenunciables de esta Agenda 2030 garantizan que, si bien es un ambicioso plan a medio plazo, el esfuerzo de cada uno de los actores que lo lleve a cabo se verá recompensado de inmediato por la transformación del entorno en el que viva.

Quizás es complicado pensar en un cambio global e inmediato a favor del clima por parte de la industria, los transportes, la ciudadanía y los gobiernos. Pero es mucho más fácil pensar que el aire y el entorno de estos 86 municipios está mucho más limpio que si no hacen nada, y que su contribución es clave para lograr cambios globales.

 

Estas acciones contribuyen a la consecución de la Agenda 2030 y en especial, de los objetivos:

 
Objetivo 6: Garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y el saneamiento para todos/as.

 
Objetivo 7: Garantizar el acceso a una energía asequible, segura, sostenible y moderna para todos/as.

 
Objetivo 8: Promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos/as.

 
Objetivo 9: Garantizar el acceso a una energía asequible, segura, sostenible y moderna para todos/as.

 
Objetivo 11: Lograr que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles.

 
Objetivo 12: Garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles.
 
Objetivo 14: Conservar y utilizar en forma sostenible los océanos, los mares y los recursos marinos para el desarrollo sostenible.

 
Objetivo 15: Gestionar sosteniblemente los bosques, luchar contra la desertificación, detener e invertir la degradación de las tierras y detener la pérdida de biodiversidad.

 
Objetivo 17: Revitalizar la Alianza Mundial para el Desarrollo Sostenible.

Secciones