· Publicado en Monográfico · Andalucía Solidaria con la Población Refugiada

“Occidente puede caer en dos errores tras los atentados de París: la venganza o la islamofobia”

“Occidente puede caer en dos errores tras los atentados de París: la venganza o la islamofobia”

Los atentados de París son una barbarie pero Occidente corre el riesgo de cometer dos graves errores, la venganza y el fomento del racismo y la xenofobia. Así lo señalaba en la Onda Loca de Andalucía, Javier Díaz Muriana, técnico de la organización de solidaridad con los pueblos de mundo árabe Alquds. Esta entidad va a comenzar un proyecto que financia la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el refuerzo de los mecanismos de protección y promoción de los derechos humanos de la población en la Franja de Gaza. Desde Alquds afirman que en el último tiempo se ha recrudecido la violencia en los territorios palestinos pero que no se trata de una tercera Intifada.

ESCUCHAR LA ENTREVISTA

Después de los atentados de París que han ido acompañados de otros atentados como en otras zonas menos visibles como Líbano, se escuchan mensajes un tanto peligrosos ¿cómo podemos los ciudadanos tener una perspectiva real de lo que realmente está pasando en el mundo árabe con las noticias que nos llegan?

El patrón se repite y la mayor amenaza que puede producir este tipo de ataques pueden ser dos. Una la venganza de estos democráticos como puede ser Francia bombardeando Siria en ciudades donde aún quedan miles de refugiados que están atrapados por esos mismos terroristas que han arrojado bombas contra Europa y la segunda mayor amenaza si cabe, a largo plazo, es la islamofobia que se queda en ese discurso de la venganza y en el estado de sitio que se ha creado.

La actualidad en los estados palestinos ¿cómo podrías decirnos que está la situación? ¿se podría decir que está resurgiendo una tercera Intifada?

La Intifada que se está llevando a cabo ahora no es la intifada de los cuchillos, sino la Intifada de la estrategia de Boicot, Desinversión y Sanciones que es la que está dando mejores resultados y que aplica a la lucha no violenta para acabar con la ocupación.

En la actualidad en Palestina cuando se pregunta por el tema de los asesinatos siempre hablamos de las cifras para que no engañe el bombardeo mediático que hay sobre este tema. De esta forma, la realidad muestra todo lo contrario, ya que han sido asesinados 10 israelíes frente a los 70 palestinos que han sido víctimas de los últimos ataques.

Lo más grave que está ocurriendo es que no se contextualiza en los medios de comunicación la situación actual. Si no se explica por qué un niño palestino se levanta un día y coge un cuchillo e intenta agredir a un colono israelí nadie va a entender qué pasa. Y todo se debe a que este colono se encuentra en un territorio ocupado que vulnera los Derechos Humanos, la cuarta convención de Ginebra y está cometiendo un crimen de guerra. Sino hablamos de la ocupación estamos fallando a la ciudadanía al no contar lo que está pasando allí.

¿A qué se enfrentan en el día a día las personas que viven en estos territorios?

Una persona que se levanta en un campo de refugiados en Jerusalén y quiere visitar algún lugar santo para rezar tiene que cruzar unos cuatro check points.Y en muchos de ellos le obligarán a desnudarse, a estar muchísimas horas de pie. Si hablamos de una persona embarazada o mayor tiene aún más dificultades.

También hay que destacar el sistema de apartheid identitario. Los palestinos tienen que tener una identificación que le pueden dejar o no pasar a Jerualén durante un tiempo a pesar que tienen derecho al ser una zona también ocupada.

En el día a día también se ven entradas nocturnas a las casas, las llegadas de las bombas de sonido. Redadas en las calles para llevar a las cárceles a los niños. Una situación insostenible cuando son arrestados día tras día en una continua ilegalidad.

Si nos trasladamos a Gaza, la situación se empeora aún más.

¿Cómo es el proyecto que vais a llevar a cabo desde Al Quds en la Franja?

Este proyecto trata la impunidad de la violencia en sus diversas formas que no se deja de alimentar ni en Cisjorndania, ni en Jerusalén Este ni en Gaza.

Hay una situación de impunidad, sobre todo desde el verano de 2014 que dejó más de 2200 víctimas en la última operación israelí. En la actualidad no se ha reconstruido nada en Gaza. La situación que hay allí es de devastación.

Desde Al Quds pensamos que no puede haber desarrollo sobre la ocupación y hay líneas rojas que lleva sobrepasando Israel desde hace muchos años. Hasta que esto no pare Israel y pague un precio por lo que ha cometido no podemos construir edificios para empezar la reconstrucción real.
Y en este proyecto queremos que los palestinos sepan los derechos que tiene, para saber cómo pueden aplicar esa justicia internacional en los tribunales.

¿Cómo pueden trasladar esa información a la población?

Cuando aterrizas en aquellos territorios, te encuentran con una sociedad altamente politizada y altamente participativa
Te das cuenta que es una sociedad muy organizada y podría decir que es la sociedad que mejor y más conoce sus derechos humanos.

Lo que queremos hacer es investigar esas violaciones de los derechos humanos como lo que ha ocurrido recientemente con el caso de la Audiencia Nacional en España, aunque las relaciones comerciales y capitalistas con Israel dificultad mucho este proceso.

Especial Andalucía Solidaria con la Población Refugiada

Ante la crisis de la población refugiada proveniente de los países en guerra de Oriente Próximo que se está viviendo en Europa, el FAMSI desea respaldar todas las acciones emprendidas para la acogida y atención a los/as refugiados/as, activar medidas que contribuyan a incrementar la participación de actores en una movilización conjunta de solidaridad y respuesta, así como facilitar la coordinación, eficacia y eficiencia entre los actores sociales, gobiernos locales y el resto de administraciones del Estado. Este monográfico quiere contribuir a facilitar la comprensión del contexto en el que se ha producido esta crisis humanitaria y a relatar los esfuerzos por paliar sus consecuencias.