· Publicado en Monográfico FAMSI frente al COVID 19

El diálogo social sigue siendo clave para garantizar la seguridad de los trabajadores durante y después del brote de COVID-19

El diálogo social sigue siendo clave para garantizar la seguridad de los trabajadores durante y después del brote de COVID-19

Esta información es parte del trabajo de reflexión que están llevando a cabo Metropolis, CGLU y ONU-HÁBITAT en este contexto que reclama respuestas ante una crisis mundial de proporciones aún incalculables. La decimotercera experiencia temática de aprendizaje estuvo dedicada al importante papel de los trabajadores públicos, a escuchar la perspectiva de los gobiernos locales y a valorar la experiencia de los trabajadores como primera línea de provisión pública.

El correcto funcionamiento de los servicios públicos locales no siempre tiene el eco que merece, en el debate público, pero es un aspecto esencial de cómo estamos viviendo, especialmente durante la pandemia. Los trabajadores públicos, en primera línea, han llevado a cabo todas sus tareas profesionales, que han sido claves para garantizar la implementación de las medidas sanitarias. 

Los participantes destacaron la importancia del diálogo social y la solidaridad como aspectos críticos para la recuperación y subrayaron la importancia de construir y mantener alianzas entre los gobiernos locales y los trabajadores para salir de la crisis con una perspectiva renovada sobre la importancia de cuidar a los trabajadores.

La sesión fue presentada por Rosa Pavanelli, Secretaria General de Servicio Público Internacional (PSI), quien argumentó que el trabajo de la PSI, como sindicato, se ha centrado en el reconocimiento de los derechos fundamentales de los trabajadores. Expresó la necesidad de “construir una alianza entre los trabajadores y los gobiernos locales para poder llevar a cabo un acercamiento entre nuestras comunidades. Necesitamos ser más audaces y atrevernos a pedir el papel que los gobiernos locales pueden cumplir”.

André Dizkus, Jefe de la Sección de Servicios Urbanos Básicos, División de Soluciones Globales de ONU-Habitat, explicó los desafíos que enfrentan muchos trabajadores públicos al trabajar desde casa y pidió que se los valore y reconozca. Transmitió un mensaje de la Directora Ejecutiva de ONU-Habitat, Maimunah Mohd Sharif, quien afirmó que "la compasión y la solidaridad son necesarias para afrontar esta crisis, pero también lo son los gobiernos locales y regionales y su trabajo en el cuidado de los trabajadores públicos".

Emilia Saiz, Secretaria General de CGLU, argumentó que, para defender los servicios públicos, se necesita una asociación entre las organizaciones de trabajadores y los gobiernos locales y regionales, para dar a conocer la amenaza a la sostenibilidad de los servicios públicos. Elogió la asociación con Public Service International como el camino a seguir. La Secretaria general afirmó: “Será fundamental garantizar la sostenibilidad de la prestación de servicios públicos, y esto incluye mejorar los trabajos precarios y los servicios de escasos recursos. El reconocimiento de algunos trabajos como esenciales, incluidos los subcontratados, deberá formar parte de la ecuación si queremos crear sistemas resilientes”.

Edgardo Bilsky, Director de Investigación de CGLU facilitó la primera mesa redonda, centrada en la necesidad de un diálogo social para servicios públicos locales fuertes y resilientes, en el que los participantes destacaron el diálogo social emprendido durante la crisis. Armand Béouindé, alcalde de Uagadugú, destacó las medidas tomadas por la ciudad para proteger a los trabajadores públicos, como permitir que más empleados públicos trabajen desde casa, aumentar la rotación entre el personal en el ayuntamiento y como reducir las horas de trabajo.

Pilar Díaz, alcaldesa de Esplugues de Llobregat y viceconsejera de Relaciones Internacionales de la Diputación de Barcelona,​​pidió a las autoridades locales y a los trabajadores un esfuerzo conjunto para encontrar fórmulas para abordar la situación actual, y destacó los esfuerzos de diálogo social en Esplugues como camino a seguir. Malika Yerlanova, teniente de alcalde de Nursultan, expuso las medidas en su ciudad para hacer frente a la crisis social, en particular, proporcionando alimentos a las personas que los necesitaban y otorgando subvenciones para crear nuevos empleos y mantener los antiguos.

Juneia Batista, Jefa de la Secretaría Nacional de la Mujer, Central Única dos Trabalhadores y Ejecutiva del Sindicato de funcionarios de Sao Paulo (SINDSEP-SP), Brasil, describió la difícil situación para los trabajadores públicos en Brasil, en particular los de primera línea. Describió las medidas tomadas por las organizaciones de trabajo público para garantizar que más personas puedan trabajar en los servicios públicos y reducir el costo de los servicios que estaban bajo estrés.

Mads Samsing, presidente del Comité Permanente de la Unión Europea de Servicios Públicos, Presidente del Comité Permanente para los Gobiernos Locales y Regionales y Vicepresidente  de HK Kommunal, argumentó que las medidas para contener el virus, aunque necesarias, han dejado una crisis económica y que la negociación colectiva y la protección social de los servicios públicos han sido y seguirán siendo fundamentales para la contención y recuperación de la crisis de salud.

Nicoletta Grieco, Jefa de la Oficina Internacional de la Confederación General Italiana del Trabajo ,CGIL, para la Función Pública, destacó la experiencia del diálogo social en Italia durante la pandemia para garantizar la seguridad de todos los trabajadores, en particular los del sector de residuos y otros en primera línea sobre el terreno.

La segunda mesa redonda, sobre la continuidad de los servicios públicos locales y la seguridad de los trabajadores en tiempos de COVID-19, fue presentada por Daria Cibrario, responsable de Políticas para Gobiernos Locales y Regionales, PSI. Abrió el turno de palabra Jon Richards, Jefe para los Gobierno Locales de UNISON, el Sindicato de Servicios Públicos del Reino Unido, quien argumentó que la flexibilidad de los gobiernos locales había permitido una comunicación fluida entre trabajadores e instituciones, y pidió asegurar fondos para que los gobiernos locales puedan mejorar la reconstrucción después de la crisis.

Mi-Jeong Park, Especialista Senior de la ciudad de Goyang, en la República de Corea, destacó cómo el gobierno local había trabajado para reducir la propagación del virus, llevado a cabo diálogos de emergencia con hospitales y recogido opiniones de los trabajadores para garantizar su seguridad a pesar de los desafíos.

Bernard Dreno, Especialista en Salud y Seguridad Ocupacional, Confederación Democrática Francesa del Trabajo, argumentó que la crisis ha permitido aprender mediante la creación de organizaciones que podrían ser sostenibles y enriquecer el papel de los actores institucionales y administrativos. Mauricio Zanin, asesor de la Confederación de Municipios de Brasil, destacó la respuesta de los alcaldes, en un país en el que la pandemia no fue ampliamente reconocida, al garantizar fondos para la salud, la asistencia social e incluso la atención funeraria.

Makrem Amaria, secretario general de la Unión General de Trabajadores de Túnez para los municipios, manifestó que asegurar los recursos financieros para los gobiernos locales, fortalecer las capacidades de los actores municipales y de los representantes locales electos y garantizar los servicios públicos sería fundamental para la fase de recuperación. Carlos Carrión Crespo, Especialista en Servicios Públicos de la OIT, coincidió con el ponente anterior y también argumentó que los gobiernos locales y regionales deben tomar medidas para proteger a los más vulnerables.

Las conclusiones de la sesión fueron presentadas por Octavi De la Varga, Secretario General de Metrópolis, quien señaló cómo la recuperación en la era posterior a COVID debía diferir de la de la crisis financiera de 2008, que desmanteló muchos servicios públicos. Además, argumentó que es esencial cambiar la forma en que los gobiernos locales y las sociedades manejan los recursos humanos, y pidió a los gobiernos locales y a todas las partes interesadas que sean creativos y que establezcan una combinación entre trabajadores públicos locales, regionales y nacionales para garantizar los Servicios esenciales a las poblaciones.

Las ciudades fueron llamadas a compartir sus experiencias en la plataforma www.citiesforglobalhealth.org  donde se pueden encontrar más de 400 casos.

Texto CGLU.