La trata de personas con fines de explotación sexual es una realidad oculta pero muy grave. Supone una vulneración flagrante de los derechos humanos. Las administraciones locales deben ser sensibles a esta dura realidad y proponer acciones para contribuir a la erradicación de la explotación sexual y el comercio de personas.

Según Naciones Unidas, España es un país de tránsito y destino de tráfico de personas, de nivel alto.

NO FORMES PARTE DE ÉL. NO LO PERMITAS. IGNORARLO TE HACE CÓMPLICE.